La DEA y el nar­co­gol­pe en Bo­li­via

La cri­sis en Bo­li­via es­ta­lló el día des­pués de los co­mi­cios ge­ne­ra­les del 20 de Oc­tu­bre, tras las de­nun­cias de frau­de con­tra Evo Mo­ra­les, quien fue pro­cla­ma­do ven­ce­dor para un cuar­to man­da­to con­se­cu­ti­vo por la au­to­ri­dad elec­to­ral.

El pa­sa­do 10 de No­viem­bre la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos cons­ta­tó en un in­for­me gra­ves irre­gu­la­ri­da­des en el re­cuen­to de vo­tos y ho­ras des­pués Evo anun­ció su re­nun­cia, tras casi 14 años en el po­der, for­za­do por las Fuer­zas Ar­ma­das, para al día si­guien­te sa­lir asi­la­do ha­cia Mé­xi­co. El anun­cio su­mió al país en el caos, con una ola de vio­len­cia que lle­vó al ejér­ci­to a sa­lir a la ca­lle en apo­yo de una Po­li­cía des­bor­da­da.

La re­nun­cia de Mo­ra­les ha sido ca­li­fi­ca­da de “gol­pe de Es­ta­do” por va­rios go­bier­nos y po­lí­ti­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. En cam­bio, otros paí­ses re­co­no­cie­ron el go­bierno in­te­ri­no de Jea­ni­ne Áñez.

Una cultura ocultada

Po­cos de­ben ser los bo­li­via­nos que se ven re­fle­ja­dos en las fo­tos y las pu­bli­ci­da­des de la re­vis­ta Des­ti­nos que se en­cuen­tra en cada bu­ta­ca la lí­nea aé­rea es­ta­tal Bo­li­via­na de Avia­ción, crea­da hace doce años por el en­ton­ces pre­si­den­te Mo­ra­les. Lo mis­mo su­ce­de con las pro­pa­gan­das de la es­ta­tal Ya­ci­mien­tos Pe­tro­lí­fe­ros Fis­ca­les Bo­li­via­nos (YPFB), una de las em­pre­sas más im­por­tan­tes del país.

El lu­nes 18 al me­dio­día, en el te­le­vi­sor de una de las sa­las de es­pe­ra del ae­ro­puer­to de San­ta Cruz trans­mi­tían un pro­gra­ma de jue­gos en los que jó­ve­nes de cuer­pos tra­ba­ja­dos pa­sa­ban por di­fe­ren­tes prue­bas de des­tre­zas fí­si­cas y un gru­po de chi­cas ves­ti­das con cal­zas cor­tas y tops ajus­ta­dos bai­la­ban al com­pás de la mú­si­ca y son­ríen a la cá­ma­ra. Son ros­tros de cas­ting, nin­guno mo­reno, nin­guno pe­ti­so, nin­guno con los ras­gos tí­pi­cos del al­ti­plano bo­li­viano.

Un gru­po de mi­li­ta­res, ar­ma­dos como si fue­sen a la gue­rra, ca­mi­na­ban en­tre los pa­sa­je­ros que es­pe­ra­ban sus res­pec­ti­vos vue­los has­ta que se fre­na­ron fren­te a dos jó­ve­nes que se en­con­tra­ban jun­to a tres se­ño­ras ves­ti­das con los tra­jes tí­pi­cos de los pue­blos ori­gi­na­rios de la zona. Los uni­for­ma­dos les pi­die­ron los ti­ckets aé­reos, los do­cu­men­tos, y les re­vi­sa­ron los bol­sos.

De re­pen­te algo su­ce­de y to­dos se vue­lan al te­le­vi­sor. El pro­gra­ma de jue­gos ha­bía sido in­te­rrum­pi­do por la pre­sen­ta­do­ra de un no­ti­cie­ro que ha­bla so­bre un gru­po de “te­rro­ris­tas” que blo­quea­ba una de las ru­tas ha­cia la ciu­dad de La Paz. Lue­go apa­re­ció la ima­gen de dos pe­lo­to­nes com­pac­tos de mi­li­ta­res que avan­za­ban ha­cia los ma­ni­fes­tan­tes. El cro­nis­ta que se en­con­tra­ba en el lu­gar tam­po­co dudó en lla­mar­los “te­rro­ris­tas”. Ese es el re­la­to ofi­cial que uti­li­za el go­bierno in­te­ri­no para lla­mar a los que pi­den la re­nun­cia de Áñez.

El cro­nis­ta que re­la­ta­ba los he­chos y su ca­ma­ró­gra­fo se en­con­tra­ban en el lu­gar más se­gu­ro, es de­cir de­trás del avan­ce de las tro­pas. Las dos for­ma­cio­nes si­guie­ron su mar­cha y lan­za­ron ga­ses la­cri­mó­ge­nos. El efec­to del ata­que fue como quien pa­tea un hor­mi­gue­ro, la mu­che­dum­bre se dis­per­só. La hu­ma­re­da cu­bría el ho­ri­zon­te y sólo se ob­ser­va­ba una in­quie­ta whi­pa­la, la ban­de­ra de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas.

Los pa­sa­je­ros y los mi­li­ta­res que pa­tru­lla­ban la sala de es­pe­ra que­da­ron mu­dos fren­te al te­le­vi­sor. Lue­go la ima­gen vol­vió al piso del no­ti­cie­ro, don­de la pre­sen­ta­do­ra agra­de­ció al cro­nis­ta y ade­lan­tó al­gu­nos de los ti­tu­la­res del in­for­ma­ti­vo. La pro­gra­ma­ción vol­vió a la nor­ma­li­dad con los jó­ve­nes del cas­ting. Sin em­bra­go, el ros­tro de los pa­sa­je­ros que se en­con­tra­ban fren­te al te­le­vi­sor re­fle­ja­ba una cla­ra preo­cu­pa­ción por la crí­ti­ca si­tua­ción del país.

Bloqueos y desabastecimiento

Has­ta hace unos días el tras­la­do en taxi des­de el ae­ro­puer­to El Alto has­ta el cen­tro de La Paz cos­ta­ba en­tre 55 y 60 pe­sos bo­li­via­nos, pero el pa­sa­do lu­nes el pre­cio ha­bía subido a 100.

“No hay com­bus­ti­ble se­ñor, no hay abas­te­ci­mien­to. Todo cues­ta más caro aho­ra por­que cues­ta con­se­guir. Le pido que me dis­cul­pe”, dice Ra­món mien­tras con­du­ce su taxi es­qui­van­do es­com­bros y ba­su­ra. Los mon­tícu­los de pie­dras, pa­los, hie­rros y go­mas de auto cha­mus­ca­das que hay so­bre las ca­lles, cues­ta aba­jo, ca­mino a La Paz, pa­re­cen im­pro­vi­sa­das obras de cons­truc­ción de quie­nes pro­tes­tan con­tra el “gol­pe de es­ta­do” que lle­vó a la le­gis­la­do­ra Áñez a la pre­si­den­cia. Y el cú­mu­lo de re­si­duos po­dri­dos en las es­qui­nas es con­se­cuen­cia a la in­te­rrup­ción de la re­co­lec­ción. “Dis­cul­pe se­ñor, va­mos por este ca­mino por­que es más cor­to. Si que­da­mos es­pe­re un ra­ti­to que pase otro taxi, me que­da poco gas”, dice Ra­món an­tes de po­ner el mo­tor en pun­to muer­to y con­du­cir­lo cues­ta aba­jo, a os­cu­ras, es­qui­van­do lo que apa­rez­ca, rum­bo a La Paz.

Des­de que es­ta­lló el con­flic­to los prin­ci­pa­les ac­ce­sos a la ca­pi­tal bo­li­via­na fue­ron blo­quea­dos por quie­nes ase­gu­ran que hay un “ré­gi­men au­to­ri­ta­rio”. El blo­queo no sólo im­pi­de el nor­mal abas­te­ci­mien­to de gas y naf­ta, sino tam­bién de ali­men­tos, es­pe­cial­men­te pro­duc­tos bá­si­cos que no se pro­du­cen en la prin­ci­pal ciu­dad del país.

Al­gu­nos pre­cios de ali­men­tos bá­si­cos han au­men­ta­do en los úl­ti­mos días en La Paz, una ciu­dad de cer­ca de un mi­llón de ha­bi­tan­tes que de­pen­de del abas­te­ci­mien­to prin­ci­pal­men­te por ca­rre­te­ra des­de otros pun­tos del país, pero al­gu­nas vías lle­va­ban días blo­quea­das por las pro­tes­tas.

–¿Era mala la si­tua­ción eco­nó­mi­ca cuan­do es­ta­ba Evo?

–No se­ñor. Se an­da­ba bien, ha­bía tra­ba­jo.

–¿Y qué opi­na que los mi­li­ta­res lo ha­yan em­pu­ja­do a irse del go­bierno?

–Muy bien se­ñor. Él se que­ría que­dar para siem­pre. Íba­mos a ser como Cuba o Ve­ne­zue­la.

–¿Y por­qué pien­sa eso?

–Dis­cul­pe se­ñor, no pue­do ha­blar. No pue­do ma­ne­jar así.

Policías de cacería

Unas trein­ta per­so­nas co­rrían du­ran­te la tar­de no­che del lu­nes cues­ta arri­ba por la ca­lle Car­do­zo. Es­ta­ban sien­do per­se­gui­dos por un gru­po me­nor de po­li­cías ar­ma­dos. Una se­ño­ra tro­pe­zó y fue atra­pa­da en el mo­men­to. El res­to fre­nó en la Pla­za Eguino y lan­za­ron un con­tra­ata­que con pie­dras. Res­ca­tar a la se­ño­ra de co­lo­ri­da po­lle­ra lar­ga es­ti­lo cam­pa­na re­sul­tó im­po­si­ble y la re­sis­ten­cia ter­mi­nó sien­do em­bos­ca­da por un es­cua­drón de po­li­cías mo­to­ri­za­dos que apa­re­cie­ron de la nada por Ave­ni­da Pan­do.

Otro gru­po mo­to­ri­za­do lle­gó por la ca­lle Ba­ta­lla de Tu­mus­la y ata­có la re­ta­guar­dia de los que re­sis­tían en la pla­za pese a la llu­via de ga­ses la­cri­mó­ge­nos. Hubo con­fu­sión, gri­tos, es­truen­dos. Jun­to a los po­li­cías mo­to­ri­za­dos ha­bía hom­bres ves­ti­dos con ropa co­mún y ar­mas cor­tas. Los de­te­ni­dos fue­ron lle­va­dos a gol­pes y pa­ta­das ha­cia dos ca­mio­ne­tas po­li­cia­les que se en­con­tra­ban es­ta­cio­na­das so­bre la Ave­ni­da Man­co Ka­pac. Los po­cos que lo­gra­ron es­ca­par lo hi­cie­ron por la Ave­ni­da Illiam­pu.

El gas ge­ne­ra pi­ca­zón en la gar­gan­ta y al­re­de­dor de los ojos, aho­ga, en­ce­gue­ce, pro­du­ce ga­nas de vo­mi­tar. Co­rrer sin res­pi­rar y sin ver lo su­fi­cien­te re­sul­ta com­ple­jo, pero peor es que­dar­se a res­pi­rar ese in­fierno que en­tra por la na­riz y la boca.

El efec­to pue­de du­rar en­tre tres y cin­co mi­nu­tos –todo de­pen­de de la can­ti­dad de ese humo mal­di­to que se haya in­ha­la­do– tiem­po su­fi­cien­te para ser aga­rra­do de los pe­los por la po­li­cía, o ser al­can­za­do por una trai­cio­ne­ra rá­fa­ga de pos­tas de goma o, en el peor de los ca­sos, por ca­lien­te pro­yec­til de plo­mo. Siem­pre por la es­pal­da. Era lu­nes y la se­ma­na re­cién co­men­za­ba.

La grieta boliviana

La mar­cha que rea­li­za­ron, el pa­sa­do mar­tes, los pro­fe­so­res y alum­nos de la Uni­ver­si­dad Ma­yor de San An­drés (UMSA) –pú­bli­ca y gra­tui­ta– por la Ave­ni­da 16 de Ju­lio fue un re­fle­jo de la grie­ta que hay en la so­cie­dad bo­li­via­na.

La an­cha ave­ni­da está par­ti­da a lo lar­go por el bu­le­var Pa­seo de El Pra­do. De un lado mar­cha­ban quie­nes de­cían es­tar a fa­vor de la pre­si­den­ta in­te­ri­na. Lle­va­ban ban­de­ras blan­cas y pe­dían paz, a la ca­be­za iba Wal­do Al­ba­rra­cín, rec­tor de la UMSA. Y del otro lado del pa­seo avan­za­ban quie­nes se ma­ni­fes­ta­ban en con­tra “del gol­pe” y del “ré­gi­men dic­ta­to­rial de Áñez”, con la con­sig­na: “no hay paz si hay muer­tos”.

R.M. se en­con­tra­ba en­tre quie­nes gri­ta­ban “her­ma­nos Ai­ma­ra, la UMSA está con­ti­go, her­ma­nos cam­pe­si­nos la UMSA está con­ti­go”, tie­ne 22 años y es es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría am­bien­tal. “Pri­me­ro de­cían que pe­dían para que haya de­mo­cra­cia y aho­ra pi­den paz, pero no pue­de ha­ber paz si se re­pri­me al pue­blo y al que pien­sa di­fe­ren­te. Si hay muer­tos nun­ca pue­de ha­ber paz”, dijo la es­tu­dian­te. Sus pa­dres ven­den po­llos y vi­ven en una hu­mil­de casa en El Alto, una de las zo­nas más com­ba­ti­vas de Bo­li­via, don­de los po­li­cías y mi­li­ta­res no in­gre­sa­ban si no lo ha­cían a los ti­ros.

La mar­cha “por la paz” ha­bía sido con­vo­ca­da por el rec­tor Al­ba­rra­cín, quien or­de­nó sus­pen­der las cla­ses y ce­rrar to­das las fa­cul­ta­des para que los es­tu­dian­tes pu­die­ran par­ti­ci­par. La con­vo­ca­to­ria ge­ne­ró una con­tra­mar­cha los alum­nos y pro­fe­so­res que de­cían es­tar en con­tra del go­bierno in­te­ri­no.

“No­so­tros no so­mos ma­sis­tas, no es­ta­mos con Evo, pri­me­ro quie­ro acla­rar eso. Aho­ra le digo que va­mos a lu­char en con­tra de esta dic­ta­du­ra. La de­re­cha tomó el po­der por las ar­mas y no por el voto po­pu­lar”, ex­pli­có el es­tu­dian­te F.L. an­tes de con­ti­nuar gri­tan­do lo mis­mo que sus com­pa­ñe­ros: “no hay paz si hay muer­tos”.

Los úni­cos que cru­za­ban el Pa­seo de El Pra­do eran los in­sul­tos que iban y ve­nían. El es­tu­dian­te de Eco­no­mía J.C. ex­pli­có que en Bo­li­via “no hubo un gol­pe de es­ta­do” y que “pri­me­ro hubo un frau­de en las elec­cio­nes y el pue­blo sa­lió a la ca­lle, por eso Mo­ra­les re­nun­ció. Al re­nun­ciar él y la lí­nea su­ce­so­ria pró­xi­ma, la asam­blea de­ci­dió que Jea­ni­ne Áñez se haga car­go pro­vi­sio­nal­men­te del go­bierno y haga un lla­ma­do a elec­cio­nes en don­de na­die pue­da ha­cer frau­de. El úni­co dic­ta­dor es Evo Mo­ra­les”.

La grie­ta bo­li­via­na mar­cha­ba ha­cia la mis­ma di­rec­ción. Casi al fi­nal del Pa­seo de El Pra­do se en­cuen­tra una enor­me es­ta­tua de Si­món Bo­lí­var mon­ta­do so­bre un ca­ba­llo, con una es­pa­da que apun­ta ha­cia El Alto, la se­gun­da ciu­dad más po­bla­da de Bo­li­via, zona don­de se es­ta­ba por desatar una ma­sa­cre.

¿La cola de la DEA?

El Alto es una ciu­dad con casi un mi­llón de ha­bi­tan­tes y se en­cuen­tra a casi 4.100 me­tros de al­tu­ra. Es unos de los bas­tio­nes elec­to­ra­les de Mo­ra­les. La ciu­dad está di­vi­di­da en­tre quie­nes desean que re­gre­se la nor­ma­li­dad y los que solo ven como sa­li­da a la cri­sis el re­tor­ne de su lí­der.

La ma­ne­ra más rá­pi­da de lle­gar des­de el cen­tro de La Paz has­ta El Alto a tra­vés de los te­le­fé­ri­cos, di­cen que son unos de los más al­tos del mun­do. La ciu­dad se en­cuen­tra al oes­te del país, so­bre una ex­ten­sa me­se­ta al­ti­plá­ni­ca. El mo­nu­men­to más im­por­tan­te es una mole de hie­rros re­tor­ci­dos que for­man la fi­gu­ra del Che, con una ro­di­lla so­bre una base de ce­men­to y con un fu­sil sos­te­ni­do por su mano iz­quier­da. Al pie de la obra hay una pla­ca de me­tal en don­de se lee: “Al gue­rri­lle­ro he­roi­co co­man­dan­te Er­nes­to Gue­va­ra, Che, cuyo pen­sa­mien­to guía el pro­ce­so de cam­bio y trans­for­ma­ción en La­ti­noa­mé­ri­ca. Y a unas cua­dras hay un muro de ce­men­to de unos 20 me­tros de al­tu­ra la le­yen­da: El Alto de pie, nun­ca de ro­di­llas.

A po­cos ki­ló­me­tros del cen­tro de El Alto se en­cuen­tra la Plan­ta de Sen­ka­ta, una de las dis­tri­bui­do­ras de gas más im­por­tan­tes de la em­pre­sa es­ta­tal YPFB. Mien­tras los es­tu­dian­tes mar­cha­ban por el cen­tro de La Paz, unas tres­cien­tas per­so­nas, que man­te­nían blo­quea­da una de las prin­ci­pa­les vías de ac­ce­so al pre­dio, de­ci­die­ron to­mar las ins­ta­la­cio­nes.

El ejér­ci­to, con tres tan­que­tas y dos he­li­cóp­te­ros, más el apo­yo de la po­li­cía, desa­lo­ja­ron la zona a los ti­ros y con ga­ses la­cri­mó­ge­nos. En­tre los uni­for­ma­dos no hubo ba­jas, sólo al­gún que otro he­ri­do a cau­sa de las pie­dras. Los ma­ni­fes­tan­tes se lle­va­ron la peor par­te: dos muer­tos y de­ce­nas de he­ri­dos. Pero la ma­sa­cre de Sen­ka­ta lle­ga­ría ho­ras más tar­de.

La de­sen­fre­na­da in­ter­ven­ción mi­li­tar no ha­bía he­cho más que ca­len­tar el am­bien­te. Los ma­ni­fes­tan­tes se re­ple­ga­ron por la mis­ma ruta, a la al­tu­ra del ba­rrio 25 de Ju­lio, a unos tres ki­ló­me­tros de la Plan­ta.

Cin­co mi­li­ta­res des­can­sa­ban so­bre los res­tos de uno de los mu­ros de la Plan­ta de Sen­ka­ta. Se veían can­sa­dos pero aten­tos. Es­ta­ban fuer­te­men­te ar­ma­dos.

–Re­tí­re­se, cir­cu­le– gri­tó uno de los mi­li­ta­res.

–Soy pe­rio­dis­ta. ¿Pue­do sa­car fo­tos?

–Avan­ce– con­tes­tó el mis­mo uni­for­ma­do.

Ca­mi­né unos me­tros y me pi­die­ron que le­van­te las ma­nos. Uno de ellos me apun­tó con su fu­sil FAL de cul­ta re­ple­ga­ble. Otro me qui­tó la mo­chi­la. El que pa­re­cía ser el de ma­yor je­rar­quía me pi­dió iden­ti­fi­ca­ción. Le mos­tré el do­cu­men­to y un car­net de pren­sa.

–Es ar­gen­tino. ¿Qué hace acá?

–Es­toy ha­cien­do una co­ber­tu­ra de lo que su­ce­de.

–¿Cómo lle­gó has­ta acá? Us­ted no pue­de es­tar acá.

–Lle­gué ca­mi­na­do, un taxi me dejó a un par de ki­ló­me­tros y en­tré por atrás.

Me re­vi­sa­ron la ropa. El sol pe­ga­ba fuer­te, el ca­lor y el olor de go­mas que­ma­das era in­so­por­ta­ble. Les ofre­cí la bo­te­lla de agua que te­nía en la mo­chi­la. Me agra­de­cie­ron y co­men­za­ron a pa­sar­se la bo­te­lla.

–Ten­ga mu­cho cui­da­do, le re­co­mien­do que vuel­va por don­de vino.

–¿Hay he­ri­dos? ¿Hay de­te­ni­dos?

–No po­de­mos dar in­for­ma­ción.

–¿Us­te­des qué creen que su­ce­de? ¿Es una cues­tión po­lí­ti­ca? Al­gu­nos di­cen que hay in­ter­ven­ción de ex­tran­je­ros, tam­bién di­cen que es por el li­tio.

–Se di­cen mu­chas co­sas, pero pa­san otras.

–¿Y qué cree us­ted que pasa?

–La pren­sa in­for­ma mal por­que no co­no­ce lo que pasa en nues­tro país. Hay mu­chas co­sas que us­te­des no las sa­ben. Creen que los cul­pa­bles so­mos no­so­tros y has­ta ame­na­zan a nues­tras fa­mi­lias.

–Es­ta­dos Uni­dos y al­gu­nos po­lí­ti­cos de acá di­cen que Bo­li­via es un nar­coes­ta­do.

–Des­de hace años nues­tro país es ma­ne­ja­do por el nar­co­trá­fi­co. To­dos los cam­pos es­tán sem­bra­dos de coca que no es nues­tra coca, las ho­jas son más gran­des, hay pis­tas de ate­rri­za­je en to­dos la­dos.

–¿Pue­do to­mar nota?

–Diga la ver­dad, sea un buen pe­rio­dis­ta, para que se sepa que no­so­tros no te­ne­mos que ver en esto. No sa­que fo­tos.

–No­so­tros es­ta­mos en todo el país y ve­mos mu­chas co­sas y no po­de­mos de­cir nada, se­ñor. La dro­ga hizo esto– dijo otro de los mi­li­ta­res.

El diá­lo­go se puso in­tere­san­te. Los mi­li­ta­res se sol­ta­ron, cul­pa­ron a sus pro­pios co­man­dan­tes, a los po­lí­ti­cos de las di­fe­ren­tes fuer­zas po­lí­ti­cas. No se que­ja­ron de Mo­ra­les, di­je­ron que fue él quien equi­pó a las Fuer­zas Ar­ma­das con nue­vo ar­ma­men­to y que du­ran­te mu­cho tiem­po no hubo pro­ble­mas. Tam­bién acu­sa­ron al ex­pre­si­den­te ha­ber per­mi­ti­do el cre­ci­mien­to de los nar­co­tra­fi­can­tes y que lue­go todo se des­ma­dró cuan­do se in­ten­tó “po­ner or­den”.

–¿Us­ted dice que aho­ra se com­ba­te más al nar­co­trá­fi­co?

–Cuan­do se co­men­zó a ha­cer eso fue cuan­do co­men­za­ron los pro­ble­mas. Los que se die­ron vuel­ta fue­ron los nar­co­tra­fi­can­tes, los po­lí­ti­cos co­rrup­tos, la po­li­cía co­rrup­ta. No­so­tros tam­bién so­mos par­te del pue­blo, no­so­tros no di­mos un gol­pe de es­ta­do. El gol­pe lo dio la po­li­cía y mire lo que pasa aho­ra.

–¿Us­te­des son de acá?

–Al­gu­nos. Tam­bién se mo­vi­li­zó a otros para que ven­gan. Vi­nie­ron de to­dos la­dos.

–No me­tió la cola el dia­blo, me­tió la cola Es­ta­dos Uni­dos, la DEA se­ñor. Aho­ra quie­ren que vuel­va la DEA– dijo otro de los uni­for­ma­dos.

–¿Pero está bien o mal que ven­ga la DEA?

–Mire Mé­xi­co, mire Co­lom­bia. Acá hay mu­chos me­xi­ca­nos, co­lom­bia­nos, ve­ne­zo­la­nos, pe­rua­nos. Mi­llo­nes de dó­la­res, más que el gas, más que el li­tio, mu­cha dro­ga.

–¿Y la DEA qué tie­ne que ver?

–No so­mos ig­no­ran­tes, es­tu­dia­mos. Van a traer a la DEA, va­mos a ter­mi­nar como Co­lom­bia. Se rom­pió un pac­to. Us­ted cree que nos gus­ta es­tar acá.

El agua se ha­bía ter­mi­na­do jun­to con la char­la. Se es­cu­cha­ban ti­ros, si­re­nas, los he­li­cóp­te­ros iban y ve­nían. Los mi­li­ta­res me agra­de­cie­ron el agua. No cul­pa­ron a Evo, no cul­pa­ron a la gen­te a la que re­pri­mie­ron. Cul­pa­ron a la cla­se po­lí­ti­ca, a sus pro­pios je­fes, a la po­li­cía, a la co­rrup­ción, a Es­ta­dos Uni­dos. Po­si­ble­men­te ha­yan di­cho la ver­dad o no. Lo úni­co se­gu­ro es que, en el fon­do, nin­guno de ellos que­ría es­tar en aquel lu­gar. Los cin­co uni­for­ma­dos car­ga­ban con la mi­ra­da de la re­sig­na­da dis­ci­pli­na.

La masacre de Senkata

Los mi­li­ta­res que ro­dea­ron el pa­sa­do mar­tes la par­te nor­te del ba­rrio 25 de Ju­lio dis­pa­ra­ron so­bre los ci­vi­les que ti­ra­ban pie­dras con mala pun­te­ría. Las mu­je­res de co­lo­ri­das po­lle­ras los in­sul­ta­ban des­de le­jos. Mien­tras tan­to, en una de las sa­las de pri­me­ros au­xi­lios del hu­mil­de ca­se­río de Sen­ka­ta se acu­mu­la­ban los he­ri­dos y las am­bu­lan­cias tar­da­ban en lle­gar. Ha­bía gri­tos, llan­tos, fal­ta­ban los in­su­mos mé­di­cos y los ve­ci­nos se mo­vi­li­za­ban para bus­car al­go­dón y ga­sas. En el cen­tro de aten­ción que se en­cuen­tra unas cin­co cua­dras, ocu­rría lo mis­mo.

“Yo les pido por fa­vor que pa­ren esto. Ya mi­li­ta­res, ten­gan pie­dad de su po­bla­ción”, ha­bía ro­ga­do una de las po­cas mé­di­cas que se en­con­tra­ba en el lu­gar. Tam­bién dijo que los he­ri­dos lle­ga­ban “por mul­ti­tud” y con he­ri­das “de gra­ve­dad”. En aquel mo­men­to ha­bía un solo muer­to en esa sala.

Mi­nu­tos des­pués del de­ses­pe­ra­do men­sa­je de la mé­di­ca in­gre­só una nue­va olea­da de he­ri­dos de ba­las. Los en­fer­me­ros y pa­ra­mé­di­cos no da­ban abas­to. Mi­nu­tos des­pués tres pa­cien­tes mu­rie­ron desan­gra­dos, uno atrás del otro. Una am­bu­lan­cia se lle­vó a otro en es­ta­do de gra­ve­dad y más tar­de se supo que tam­bién mu­rió. En las ca­lles de Sen­ka­ta se ha­bía desata­do una ma­sa­cre, sólo dos pe­rio­dis­tas ha­bían lo­gra­do en­trar al ba­rrio 25 de Ju­lio, el cer­co mi­li­tar ha­bía im­pe­di­do que otros re­por­te­ros lle­ga­ran a la zona. “Por fa­vor se­ñor pe­rio­dis­ta, di­gan la ver­dad, cuen­ten al mun­do que es­tán ma­tan­do a nues­tros hi­jos. Nos es­tán ma­sa­cran­do”, rogó en­tre llan­tos una se­ño­ra.

Fue­ra de la sala se es­cu­cha­ban de­to­na­cio­nes y el vue­lo ra­san­te de los dos he­li­cóp­te­ros que ho­ras an­tes ha­bían dis­pa­ra­do gas la­cri­mó­geno so­bre los ma­ni­fes­tan­tes que se en­con­tra­ban en la ruta ha­cia la Plan­ta de la es­ta­tal YPFB. Las no­ti­cias que lle­ga­ban por esas ho­ras des­de el Ba­rrio Sen­ka­ta 79 no eran alen­ta­do­ras, se ha­bla­ba de de­ce­nas de he­ri­dos, y un nú­me­ro no pre­ci­so de muer­tos. Ir ha­cia aquel lu­gar era una ta­rea im­po­si­ble, los ve­ci­nos de­cían que ha­bía fra­co­ti­ra­do­res.

Por la tar­de no­che, los ve­ci­nos de 25 de Ju­lio de­ci­die­ron lle­var a los muer­tos a la ca­pi­lla del ba­rrio. Seis cuer­pos ha­bían sido ten­di­dos so­bre las ban­que­tas del lu­gar. “Que­re­mos jus­ti­cia, Áñez ase­si­na”, gri­ta­ban los po­bla­do­res. Del es­ta­do de sa­lud de los he­ri­dos que ha­bían sido tras­la­da­dos a di­fe­ren­tes hos­pi­ta­les no se sa­bía nada, en el peor de los ca­sos po­dían apa­re­cer en el lis­ta­do de muer­tos del lu­gar don­de ha­bían ido a pa­rar.

La ma­sa­cre que hubo el mar­tes en Sen­ka­ta ter­mi­nó con ocho muer­tos, más otros tres que ha­brían fa­lle­ci­do en dis­tin­tos hos­pi­ta­les. Se­gún la De­fen­so­ría del Pue­blo de Bo­li­via el nú­me­ro de víc­ti­mas fa­ta­les des­de que se desató la cri­sis es de 32. Pero tam­bién hubo de­nun­cias de per­so­nas que po­drían es­tar des­a­pa­re­ci­das.

Aquel mis­mo día el mi­nis­tro de De­fen­sa, Fer­nan­do Ló­pez, acu­só a los ma­ni­fes­tan­tes de “te­rro­ris­tas” y dijo que du­ran­te el ope­ra­ti­vo que no se dis­pa­ró ni un tiro.

Al día si­guien­te, la De­fen­so­ra del Pue­blo, Na­dia Cruz, se tras­la­dó a Sen­ka­ta para te­ner la cer­te­za de la iden­ti­dad de los fa­lle­ci­dos y la can­ti­dad de he­ri­dos. Y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, An­tó­nio Gu­te­rres, re­cla­mó una in­ves­ti­ga­ción “rá­pi­da, im­par­cial y ex­haus­ti­va” de las muer­tes de va­rias per­so­nas y pi­dió que las au­to­ri­da­des ase­gu­ren que las fuer­zas de se­gu­ri­dad “cum­plan con las nor­mas y es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les so­bre el uso de la fuer­za”. Mien­tras tan­to, mi­les de per­so­nas de otras pro­vin­cias se tras­la­da­ron a Sen­ka­ta para par­ti­ci­par del ve­la­to­rio de las víc­ti­mas y or­ga­ni­zar una mar­cha ha­cia La Paz.

Más represión

El jue­ves una gi­gan­tes­ca pro­ce­sión par­tió de Sen­ka­ta con tres de los fé­re­tros rum­bo a La Paz. Fue­ron cua­tro ho­ras de ca­mi­na­ta. “Añez, gol­pis­ta, el pue­blo no te quie­re”, gri­ta­ban mi­les de hom­bres y mu­je­res, mu­chas de ellas cho­las, in­dí­ge­nas ai­ma­ras, que con­si­de­ran que la sa­li­da de Evo Mo­ra­les de la Pre­si­den­cia del país fue par­te de un gol­pe de Es­ta­do. La mar­cha ha­bía in­gre­sa­do al cen­tro de La Paz como si fue­se el cau­dal de un río in­con­te­ni­ble, se apo­de­ró de to­das las vías de la ave­ni­da más im­por­tan­te de la ciu­dad has­ta que­dar en una de las ca­lles cara a cara con el ejér­ci­to, mien­tras que la cola de la mo­vi­li­za­ción no ter­mi­na­ba de de­te­ner­se.

Un ges­to sim­bó­li­co fue cuan­do un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes co­lo­có uno de los ataú­des so­bre una tan­que­ta mi­li­tar. Fue la se­ñal para que la Po­li­cía co­men­za­ra a lan­zar ga­ses la­cri­mó­ge­nos por to­dos la­dos, al ex­tre­mo de que un par de fé­re­tros que­da­ron en ple­na vía mien­tras la gen­te co­rría por to­dos la­dos.

La Po­li­cía des­ba­ra­tó la im­po­nen­te mar­cha con­for­ma­da en su ma­yo­ría por de­ce­nas de mi­les de hom­bres y mu­je­res in­dí­ge­nas en cues­tión de mi­nu­tos, pese a la re­sis­ten­cia que mos­tra­ron al­gu­nos gru­pos que se ocul­ta­ron en al­gu­nas ca­lles para ha­cer fren­te a los po­li­cías. Todo ter­mi­nó de la peor ma­ne­ra, con cien­tos de de­te­ni­dos y he­ri­dos, una vez más.

Fernando Oz

Puente Aéreo