mié. Oct 23rd, 2019

La Asamblea General adoptó Declaración de Apoyo a la Argentina por las Malvinas

La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, desarrollada en la ciudad de Medellín, adoptó hoy por aclamación una nueva declaración sobre la Cuestión de las Islas Malvinas, en cuyo texto se considera al reclamo argentino como tema de interés hemisférico permanente.

La delegación argentina presidida por el Vicecanciller, Embajador Gustavo Zlauvinen, reafirmó una vez más los legítimos derechos de soberanía de la Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

Asimismo, enfatizó que «el paso del tiempo no ha debilitado la validez de nuestro reclamo» y que «la falta de progresos para solucionar esta disputa de soberanía, a pesar de la permanente voluntad de diálogo demostrada por todos los gobiernos democráticos argentinos, es un motivo de profunda preocupación».

Más adelante, señaló que «a partir de la asunción del Presidente Macri en diciembre de 2015, se ha iniciado una relación madura y franca con el Reino Unido y se ha trabajado en todos los aspectos de la relación bilateral, incluidos los temas vinculados al Atlántico Sur, bajo fórmula de soberanía».

«Creemos que la construcción de un marco de confianza mutua nos permitirá en el futuro cercano avanzar hacia el objetivo establecido por la comunidad internacional de lograr reanudar las negociaciones sobre la soberanía de las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes», subrayó.

Antes de concluir su exposición, la delegación argentina reiteró «el llamado a los Estados miembros de la Organización de Estados Americanos a que continúen brindado su apoyo a la reanudación de las negociaciones entre la Argentina y el Reino Unido a fin de resolver esta prolongada disputa de soberanía que afecta a todo nuestro continente».

En el texto de la declaración, presentada originalmente por Brasil, se reafirma «la necesidad de que los Gobiernos de la República Argentina y del Reino Unido reanuden, cuanto antes, las negociaciones sobre la disputa de soberanía, con el objeto de encontrar una solución pacífica a esta prolongada controversia».

La Declaración fue adoptada, a solicitud del Canciller de Chile, por aclamación.