La identidad que no podemos cambiar

La identidad que no podemos cambiar

Hoy en día, podemos desbloquear un smartphone e incluso comprar aplicaciones y contenido multimedia, simplemente apoyando nuestro dedo en un lector con nuestra huella dactilar, o activar sistemas operativos mediante la captación visual de nuestro rostro. Sin dudas, el salto que en los últimos años ha tenido la introducción de datos biométricos en tecnologías de uso cotidiano, es de una escala exponencial.

 

La ‘biometría’ es el proceso por el cual se busca reconocer, autenticar e identificar a una persona, en base a sus características biológicas (el ADN y la sangre), morfológicas (la forma de la mano, la huella palmar, las huellas dactilares, los patrones de las venas, el rostro, el iris, la voz, y las orejas) o de comportamiento (la manera y postura al caminar, la firma, y hasta el tipeo en el teclado).

Señalemos que, en la actualidad, esta tecnología se ha convertido en uno de los mercados más lucrativos, ya que es ponderada como una tecnología infalible y “segura”. Sin embargo, está entre los propósitos de este informe, resaltar que la biometría no está exenta de peligros: aquí entran en juego infinidad de factores que pueden terminar por convertir al sistema en una herramienta capaz de afectar los derechos humanos, de manera preocupante en términos de privacidad personal.

Los datos biométricos no son utilizados solamente por privados con fines de lucro, sino que actualmente, los Estados son uno de los principales actores que cuentan con bases de datos biométricos de sus ciudadanos. Ahora bien, ¿cuáles son las salvaguardas que se toman para evitar la manipulación y adulteración de esos datos almacenados? ¿Qué tipo de garantías se deben establecer para asegurar la integridad de los datos obtenidos?

El informe “La identidad que no podemos cambiar. Cómo la biometría afecta nuestros derechos humanos“, fue realizado y presentado por el Área Digital de la ADC, con el objetivo de profundizar el trabajo iniciado en años anteriores en el campo de la biometría.

A comienzos de 2015, ADC publicó su informe “Si nos conocemos más, nos cuidamos mejor”, enfocado en el análisis de las políticas de biometría en la Argentina. Aquel trabajo representó el primer paso de la organización en el estudio de las tecnologías de vigilancia que funcionan en base a las características biológicas y de comportamiento de las personas, además de echar un poco de luz sobre el principal sistema estatal diseñado con tal fin: el Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad, conocido como SIBIOS.

El presente informe de investigación retoma el análisis iniciado en años anteriores, con el fin de profundizar la información y actualizarla, en función de los recientes avances en la materia.

A lo largo del informe, se señalan las principales problemáticas en el campo de la biometría desde un punto de vista tecnológico, explorando los efectos de la vigilancia en el comportamiento de las personas; así como además se describen los debates actuales a nivel mundial, en torno a las tecnologías de identificación de personas.

En lo sucesivo, se trabaja puntualmente sobre el Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad (SIBIOS), en donde se retoma el análisis sobre su funcionamiento, indicando:

qué datos son recolectados;

cómo es su proceso de recolección;

qué organismos y provincias actualmente forman parte del Sistema;

cuál es la tecnología utilizada; y

los usos prácticos del Sistema.

Finalmente, el informe concluye ponderando la utilización de tecnología para la identificación biométrica con la actual y potencial vulneración de derechos fundamentales, en el caso de continuar la implementación de este sistema tal y como se viene realizando.

Con el objetivo de obtener información detallada y relevante, la investigación contó con la utilización de pedidos de acceso a la información pública, presentados ante el Ministerio de Seguridad, el Ministerio del Interior, el Ministerio de Modernización (específicamente la Oficina Nacional de Tecnologías de Información) y la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales. Estos pedidos resultaron herramientas cruciales, no sólo para nutrir la investigación, sino también para poner en evidencia la transparencia del Estado en temáticas sensibles como lo son la seguridad y la vigilancia.

Adc Digital