Trendy:

El mal de las cadenas, por Luciano Ferreyra

El mal de las cadenas, por Luciano Ferreyra

No es la primera vez que la "información", por así denominarla, familias, amigos, personas en general entran en pánico por las cadenas de "URGENTE: se extravió una nena".

Que es un título tranquilo, pero con el pasar de los mensajes empiezan a tejerse conclusiones infinitas y de algún cuento de terror.

Sería necesario que se esperé para corroborar los hechos y no alarmar a la población con mentiras que solo generan versiones confusas y muchos con el temor que se desate lo peor inventan, allí es dónde la bola de nieve se agranda y choca con el desconocimiento del mal uso de los elementos de comunicación.

"Elementos de comunicación", Facebook y WhatsApp se transformaron en el nexo entre la noticia y los consumidores de noticias, grupos de wasap infinitos, de amigos, de las madres de las escuelas, de la iglesia, de los grupos de trabajo, del fútbol, en todos no paran de llegar el mensaje que se extravió, raptaron, robaron y todos los títulos para alarmar.

En Facebook pasa casi igual, copian y pegan, comparten, suben fotos y tejen conclusiones, hasta opinan sin saber de lo que paso, ‘’padres liberales’’ y tantas barbaridades indescriptibles, pero que en Facebook, todos pasan a ser jueces, abogados, etc.

Primero fue una combi blanca que circulaba por cerca de las escuelas, nada se pudo comprobar, fotos borrosas de un caso que nada tenía que ver con el miedo de la gente, luego un robo de un bebé en plena terminal, no hubo denuncia, nadie vio nada y al final el padre había inventado el hecho luego de una pelea con la pareja. 

"Es verdad, no estas informado, que clase de periodista sos?, es verdad el hombre trabaja en un supermercado", era el texto en la consulta, desesperación y llegaba el audio, pero nada firme al respecto, la denuncia no estaba hecho.

Un vendedor de bolsitas y elementos de limpieza en la mira de la ciudadanía, "CUIDADO: no compren y no abran la bolsita", supuestamente largaba un aroma que dormía a las víctimas y le robaban, el audio llego a los celulares, nuevamente todo vendedor ambulante era objeto de desconfianza, ‘’no sé si es cierto, pero esta bueno hacer circular para que entre todos nos cuidemos’’, rezaba el mensaje.

Finalmente cayeron en la desesperación por una nena que fue a la casa de una amiga y la familia no aviso que estaban juntas, un niño dijo que le subieron a un auto, la persona tenía una capucha, los mensajes se reprodujeron, hubo denuncia, operativo, rastrillaje y el corazón nuevamente latía a mil, pensando siempre lo peor, pero al final estaba bien y con la amiga.

En algún momento dejaran de mal utilizar estas alternativas de comunicación, primero tendrán que calmarse, tratar de corroborar de dónde viene el mensaje y confirmar que la cadena sea cierta, porque si no se detiene, crece y al otro día todavía hay gente que envía el mensaje consultando, allí otra vez activamos los mensajes para que traten de calmarse y entender que todos se distorsionó, ¿qué pasará cuando el secuestro sea verdad?

Luciano Ferreyra

Pronóstico de Tutiempo.net

Opinión y Entrevistas