Trendy:

El Gobierno apuesta en 2018 a las S.A., la Superliga y el control de Agremiados

El Gobierno apuesta en 2018 a las S.A., la Superliga y el control de Agremiados

Proyectos para las SA en el Congreso. Control de daños con Hugo Moyano. La AFA subordinada a una organización de CEOS. Un sindicato funcional a la política de la Casa Rosada. Recetas de un Presidente que va por todo.

El fútbol argentino avanza hacia un desfiladero de salida compleja. 2018 será un año clave por la multiplicidad de conflictos que se acercan. El gobierno nacional presentará en el Congreso un proyecto para que los clubes puedan ser comprados por sociedades anónimas. Intentará reducir todavía más el margen de maniobra de la AFA y mantener cercado a Hugo Moyano, el único dirigente opositor con cierto poder de daño.

Irá por la cabeza de Sergio Marchi, el secretario general de Futbolistas Agremiados, hoy procesado por la Justicia. También le quedarán cartas por jugar como un cambio al régimen de Seguridad Social y la causa del Fútbol para Todos. Una imagen vale más que mil palabras: el trazo grueso de la política se define ahora en las oficinas de la Superliga, que queda en Puerto Madero y no en el predio de Ezeiza. Daniel Angelici es el brazo ejecutor de las pretensiones hegemónicas de la Casa Rosada.

El presidente de la Nación no se olvida de dónde explotó como figura pública en diciembre de 1995. Mauricio Macri llegó a Boca para hacer lo que hoy está haciendo. El fútbol es la frutilla del postre que espera compartir con sus amigos, los empresarios dispuestos a invertir si él consigue fijar las reglas del juego.

Hay un antecedente en el Senado y un proyecto de ley bien guardado en Diputados que le permitirán al gobierno poner a la venta clubes más que centenarios. Las posibilidades que ofrecen esas instituciones de concretar negocios multimillonarios y las infraestructuras de incalculable valor inmobiliario que levantaron varias generaciones de argentinos, siempre fueron apetecidas por el presidente Macri. En 1993 quiso comprar el Deportivo Español y trasladarlo a Mar del Plata. Le aportó capitales a Marcelo Tinelli cuando adquirió al Badajoz de España en 1998. En el primer caso como empresario. En el segundo ya estaba al frente de Boca. Ahora que conduce el país con represión y leyes a medida para el segmento social que representa, le resultará mucho más fácil imponer las condiciones.

Su delegado para hacerlo es Angelici. Controla la AFA desde la vicepresidencia 1º y tiene un aliado en Alejandro Nadur en la tesorería. El presidente de Huracán maneja las cuentas igual que Matías Ahumada en la Superliga. Es el tesorero de Boca. De manera paulatina la asociación que encabeza Claudio “Chiqui” Tapia fue traspasando funciones a la organización que se creó el 13 de julio de este año. Es en ese conflicto de intereses donde se resolverá quién tiene el poder. En determinados casos todavía existe una duplicidad de funcionamiento.    

En la última reunión oficial del año, la Superliga discutió el régimen de licencias que deberán cumplir los clubes para continuar jugando la edición 2017-2018. La estructura que dirige el CEO Mariano Elizondo –un hombre colocado en el cargo por Marcelo Tinelli– tiene preparado su propio sistema para la competencia local, mientras la AFA conserva las licencias que concede la Conmebol para torneos internacionales. La Superliga, a tono con la profesionalización que declama, promueve la creación de órganos de control para disciplinar a los clubes. El OCEF seguirá la situación económico-financiera de cada uno y el OCI las cuestiones de infraestructura. La AFA continuará con sus propios mecanismos de contralor y conservará por ahora el Tribunal de Disciplina.

Es notorio que se avanza hacia un fútbol argentino superprofesionalizado, al menos en su categoría de élite. Controlado por CEOS y gerentes. Aquellos clubes que no puedan asimilar las estructuras que se les exijan, quedarán relegados. Serán el relleno de los más poderosos o jugarán en el Ascenso.

Todo indica que se va hacia el modelo de competencia y desarrollo de las Ligas europeas, cuyas bondades vino a ponderar este año a Buenos Aires el español Javier Tebas. Se necesitan dirigentes que acepten cierta sumisión y futbolistas controlados en sus demandas de mejores condiciones laborales. Está comprobado que un campeonato lo pueden parar los jugadores de los clubes más chicos.

La situación procesal de Marchi es funcional a los intereses de la Casa Rosada. El secretario general de Agremiados irá a juicio oral por el presunto desvío de fondos hacia la fundación El futbolista. Desde el sindicato se asegura que igual tiene pensado presentarse en las elecciones de octubre próximo. No piensan igual en el Gobierno. El sitio dobleamarilla.com, que maneja información que no abunda en la mayoría de las páginas deportivas, publicó que el presidente de la Nación tiene su candidato para reemplazar a Marchi. Se trata de un ex jugador de Boca, hoy devenido en panelista de la cadena Fox, la misma que controla los derechos del fútbol local junto a Turner. “… el elegido es Raúl Cascini, por personalidad y cercanía al Presidente y su entorno más cercano”, señaló el medio.

El único gremio que podría paralizar por completo la Superliga si decidiera una medida de fuerza debe ser domesticado. Angelici y otros dirigentes le propusieron poner topes salariales a los contratos, algo que fue rechazado por los sindicalistas. Pero si no pudo avanzar el presidente de Boca en ese rubro, sí está a punto de concretar la extensión del cupo para jugadores extranjeros. Se permitirían hasta seis incorporaciones por temporada y cinco de ellas podrían ingresar en forma simultánea a la cancha. Una fuente de Agremiados ratifica una idea que sobrevuela al cronista: “Por supuesto que es porque un futbolista extranjero le sale más barato a un club que pueda pagarlo. Gana menos”. La apertura de un cupo más va contra los semilleros locales. “Fíjese lo que pasó en Italia, eliminado del Mundial por la apertura indiscriminada”, reflexiona el hombre de FAA.

Boca presiona porque hoy es el club más todopoderoso por política y economía. Tiene a Macri y Angelici, pero además las cuentas al día. La mayoría de las instituciones volvieron a endeudarse una y otra vez con sus planteles profesionales. Newell’s es un leading case de tesorería arrasada. Nueva Chicago y All Boys son un clásico de la falta de pago. La lista sigue, pero los mencionados son los tres clubes más comprometidos.

En Agremiados aportan un dato más: en el 2018 a punto de comenzar no habrá más pedidos de inhibición. Los reclamos se harán solo por carta documento. Un cambio en las reglas del juego que se sumará a la unificación de los diferentes contratos que solían firmar clubes y futbolistas. Ya no habrá más uno para el cobro de haberes y otro por los derechos de imagen. Todas estas cuestiones deberían definirse en la última semana del año.

Gustavo Veiga
Página12

Pronóstico de Tutiempo.net

En la Tierra Colorada

Opinión y Entrevistas

Política y Economía

Cultura y Sociedad