dom. Sep 22nd, 2019

Gra­cias Cris­ti­na, por Silvia Risko

Toda la se­ma­na es­tu­ve ex­pec­tan­te por su lle­ga­da, no sa­bía si iba a po­der in­gre­sar al po­li­de­por­ti­vo don­de se ha­ría la pre­sen­ta­ción de su li­bro por­que ha­cía fal­ta un pase para ello y eran es­ca­sos, pero tam­po­co me im­por­ta­ba mu­cho por­que igual pen­sa­ba es­tar pre­sen­te en la ca­lle.

Hu­bie­ron mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes, di­mes y di­re­tes, aná­li­sis y su­po­si­cio­nes en los me­dios y en al­gún que otro pa­si­llo del círcu­lo rojo mi­sio­ne­ro.  ¿Quién la va a re­ci­bir? ¿Con quién se va a re­unir? ¿A quién nom­bra­rá? ¿Ven­drá enoja­da? Fue­ron pre­gun­tas al pa­sar que no va­lían la pena con­tes­tar, lo úni­co real­men­te im­por­tan­te es que ella ve­nía a Mi­sio­nes.

Me pre­pa­ré como hace mu­cho no lo ha­cía, sa­qué mi me­jor pil­cha mi­li­tan­te, par­tí con mu­chas ho­ras de an­ti­ci­pa­ción jun­to a mi hija a es­cu­char y acom­pa­ñar a Cris­ti­na.

A me­di­da que nos íba­mos acer­can­do la ener­gía iba trans­for­mán­do­se, el abra­zo con com­pa­ñe­ros que ha­cía mu­cho (de­ma­sia­do) tiem­po no veía, el cru­zar a gen­te des­co­no­ci­da pero her­ma­na­das en ese mo­men­to por el en­tu­sias­mo, la in­creí­ble or­ga­ni­za­ción, el res­pe­to en­tre to­dos, pero lo más im­por­tan­te: es­tá­ba­mos fe­li­ces, Cris­ti­na nos tra­jo la adre­na­li­na de la es­pe­ran­za po­ten­cia­da con mu­cha ale­gría.

Mien­tras la es­pe­rá­ba­mos, nos fui­mos con­vir­tien­do en una gran masa hu­ma­na que reía, can­ta­ba y bai­la­ba sin pu­dor al rit­mo de cum­bia y cuar­te­to, con mu­chí­si­mo ca­lor pero sin in­sul­tos ni agra­vios, dan­do rien­da suel­ta a la “des­pro­li­ji­dad” mi­li­tan­te un poco ador­me­ci­da.

Ahí es­tá­ba­mos pe­ro­nis­tas, ra­di­ca­les, re­no­va­do­res, de iz­quier­da, in­de­pen­dien­tes, ni­ños, jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes, to­dos  uni­dos por la es­pe­ran­za de re­cu­pe­rar el Pro­yec­to Na­cio­nal y Po­pu­lar me­jo­ra­do, como dijo Cris­ti­na.

Ella, im­pe­ca­ble como siem­pre, her­mo­sa, trans­mi­tien­do en todo mo­men­to mu­cha tran­qui­li­dad pero tam­bién mu­cha fuer­za y se­gu­ri­dad. Nos con­tó de sus pro­ce­sos, per­so­na­les y po­lí­ti­cos, no se que­jó, pero sí vol­vió a re­sal­tar la ne­ce­si­dad de un nue­vo con­tra­to so­cial con com­pro­mi­so ciu­da­dano. Di­cho de otra ma­ne­ra, to­dos de­be­mos ha­cer­nos car­go de las con­se­cuen­cias de las de­ci­sio­nes a la hora de vo­tar.

No fue un acto elec­to­ra­lis­ta más y ella no es una can­di­da­ta a un car­go por am­bi­ción de po­der, no. Nos está dan­do lo me­jor que tie­ne, su apren­di­za­je. Lo com­par­te con mu­cha ge­ne­ro­si­dad y amo­ro­si­dad. El si­len­cio que reina­ba para es­cu­char­la era im­po­nen­te, sus pa­la­bras y con­cep­tos los pu­di­mos en­ten­der to­dos los pre­sen­tes, es una más de no­so­tros, ha­bla al pue­blo y para el pue­blo.

Debo re­co­no­cer que llo­ré de emo­ción en va­rias oca­sio­nes, tan­to la han gol­pea­do, tan­to la han trai­cio­na­do, tan­to la han aban­do­na­do, tan­to la han agre­di­do, tan­to la han in­sul­ta­do, tan­to la han sub­es­ti­ma­do pero nin­guno la pudo ven­cer. Es real, el amor ven­ce al odio. Que men­sa­je más po­de­ro­so y cons­truc­ti­vo ¿no?

Como gran es­ta­dis­ta que es, no dejó de trans­mi­tir con­cep­tos tan­to de ges­tión como de po­lí­ti­ca. Con ejem­plos cla­ros, tra­yen­do en cada mo­men­to el re­cuer­do de todo lo que cons­trui­mos jun­tos en los doce años de go­bierno de Nés­tor y de ella. Es­cu­char ha­blar de con­vic­cio­nes e ideo­lo­gías fue un bál­sa­mo para esta hu­mil­de mi­li­tan­te.

En épo­cas don­de pa­re­cie­ra que la for­ma­ción po­lí­ti­ca hay que guar­dar­la en el pla­cardy que el man­te­ner el sta­tus quo tie­ne me­jor pren­sa que la re­bel­día, es­cu­char­la de­fen­der e in­cen­ti­var el pen­sa­mien­to pro­pio es como la brú­ju­la al na­ve­gan­te.

Vino a dar­nos fuer­zas, a de­cir­nos que con­ta­mos con ella, a re­va­lo­ri­zar la po­lí­ti­ca, a abra­zar a los mi­li­tan­tes y a re­cor­dar­nos que el fu­tu­ro es con to­dos.

Silvia Risko

Puente Aéreo