Fic­ción ver­sus reali­dad, por Mauro Federico

El es­treno de una mi­ni­se­rie que pro­po­ne una mi­ra­da crí­ti­ca so­bre el mun­do sin­di­cal y la avan­za­da em­pre­sa­rial con­tra la le­gis­la­ción la­bo­ral vi­gen­te, mues­tra uno de los es­ce­na­rios de con­fron­ta­ción pro­pues­tos por el ofi­cia­lis­mo.

La in­ven­ta­da de­pre­sión del prin­ci­pal can­di­da­to opo­si­tor tras un raid de con­tra­pun­tos con pe­rio­dis­tas, evi­den­ció el des­di­bu­ja­do rol de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en esta cam­pa­ña que re­cién co­mien­za y que cada día se en­su­cia más.

El prin­ci­pal dia­rio de la Ar­gen­ti­na ti­tu­ló este lu­nes: “La CGT no apo­ya­rá a nin­gún can­di­da­to en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les”. La in­for­ma­ción –co­rrec­ta, por cier­to, algo que no es poco para los tiem­pos que co­rren y mu­cho me­nos tra­tán­do­se de Cla­rín– obli­ga al lec­tor a for­mu­lar­se una pre­gun­ta ob­via: ¿hubo al­gún he­cho que ge­ne­ra­ra esta “no­ti­cia” o sim­ple­men­te fue un pen­sa­mien­to ori­gi­nal al que arri­bó el au­tor/​edi­tor del ar­tícu­lo que dio pie a ese ti­tu­lar?.

Le­yen­do la nota, se des­pren­de que el úni­co he­cho no­ti­cio­so es el anun­cio de que hoy mar­tes, la Mesa Di­rec­ti­va de la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo se re­uni­rá con Al­ber­to Fer­nán­dez, el pos­tu­lan­te a pre­si­den­te del prin­ci­pal fren­te opo­si­tor, que lle­va como se­llo más im­por­tan­te el del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta. Lo de­más son con­je­tu­ras ana­lí­ti­cas en base a al­gu­nos tes­ti­mo­nios en on y otros en off  de dis­tin­tos re­pre­sen­tan­tes gre­mia­les.

“En los 36 años que lle­va­mos de de­mo­cra­cia, la CGT ja­más hizo cam­pa­ña a fa­vor de nin­gún can­di­da­to, en todo caso fue­ron sus di­ri­gen­tes y las agru­pa­cio­nes como las 62 Or­ga­ni­za­cio­nes, las que lo hi­cie­ron, pero la Cen­tral no, por­que no co­rres­pon­de”, afir­ma Omar Plaí­ni, di­ri­gen­te ca­ni­lli­ta, in­te­gran­te del sec­tor mo­ya­nis­ta hoy dis­tan­cia­do de la con­duc­ción ce­ge­tis­ta, en diá­lo­go con #Puen­teAe­reo.

Ya se sabe que “pe­ro­nis­tas so­mos to­dos” (como dijo al­gu­na vez el Ge­ne­ral) y que hay in­te­gran­tes de este par­ti­do en, al me­nos, los tres fren­tes con po­si­bi­li­da­des de ga­nar las elec­cio­nes. Por ende, es ob­vio su­po­ner que for­zar el apo­yo de una or­ga­ni­za­ción his­tó­ri­ca­men­te li­ga­da al jus­ti­cia­lis­mo a cual­quie­ra de las lis­tas en dispu­ta, pro­vo­ca­ría un nue­vo cis­ma al in­te­rior del mo­vi­mien­to sin­di­cal.

En pa­ra­le­lo, la nave in­sig­nia te­le­vi­si­va que in­te­gra el mis­mo mul­ti­me­dios del que for­ma par­te el dia­rio Cla­rín aca­ba de es­tre­nar una fic­ción pro­du­ci­da por el siem­pre efec­tis­ta Adrián Suar, ti­tu­la­da El Ti­gre Ve­rón. La mi­ni­se­rie –muy bien lo­gra­da, como to­dos los pro­duc­tos de Pol-ka– está pro­ta­go­ni­za­da por el ma­gis­tral Ju­lio Cha­ves, quien in­ter­pre­ta al man­da­más del sin­di­ca­to de la car­ne, un hom­bre vio­len­to, co­rrup­to y ma­fio­so que res­pon­de per­fec­ta­men­te al es­te­reo­ti­po del gre­mia­lis­ta cons­trui­do por el neo­li­be­ra­lis­mo du­ran­te los no­ven­ta.

Tan­ta suer­te tie­ne el “Chue­co”, que la mis­mí­si­ma ma­dru­ga­da pre­via al es­treno de la no­ve­la, un gru­po de ma­to­nes que res­pon­den al lí­der de la Fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de la Car­ne, Al­ber­to Fan­ti­ni (de in­di­si­mu­la­bles víncu­los con el ofi­cia­lis­mo ma­cris­ta), la em­pren­dió a los ti­ros con­tra otros com­pa­ñe­ros que me­dia­ban en el con­flic­to desata­do en el fri­go­rí­fi­co Eco-car­nes a raíz de una se­rie de des­pi­dos. Y esto pro­vo­có que dos tra­ba­ja­do­res fue­ran he­ri­dos de bala, en me­dio de la re­yer­ta. Una es­ce­na idén­ti­ca a la que se pre­sen­ta en el inicio del pri­mer ca­pí­tu­lo de la fic­ción te­le­vi­si­va.

Pe­que­ño pa­rén­te­sis an­tes de con­ti­nuar el re­la­to: ¿exis­ten di­ri­gen­tes gre­mia­les pa­re­ci­dos al ima­gi­na­rio Ve­rón? Sí, por su­pues­to que exis­ten. Se los pue­de ver a la ca­be­za de los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos des­de hace dé­ca­das, al­gu­nos in­clu­so pre­sos o pro­ce­sa­dos ju­di­cial­men­te por ac­tos de co­rrup­ción o crí­me­nes aún más gra­ves. ¿Son así to­dos los sin­di­ca­lis­tas?

No, la gran ma­yo­ría de los hom­bres y mu­je­res del mo­vi­mien­to obre­ro son gen­te ho­nes­ta que de­di­ca su vida a de­fen­der los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res. Y en­ton­ces ¿por qué siem­pre los mues­tran como de­lin­cuen­tes e ines­cru­pu­lo­sos?

No es co­mún es­cu­char a los hom­bres de ne­go­cios ha­blar tan desem­bo­za­da­men­te de sus ver­da­de­ras in­ten­cio­nes. Sin em­bar­go, la se­ma­na pa­sa­da dos re­pre­sen­tan­tes de la cla­se em­pre­sa­rial ar­gen­ti­na se sa­ca­ron el ca­set­te y con­fe­sa­ron en sen­das en­tre­vis­tas ra­dia­les cuál se­ría el mun­do ideal al que les en­can­ta­ría que el go­bierno con­du­je­ra al país.

Pri­me­ro fue el turno de Mar­tín Ca­bra­les: “Hay que fa­ci­li­tar las con­di­cio­nes para to­mar gen­te. Y una for­ma es sa­ber que si a esa per­so­na des­pués hay que re­em­pla­zar­la por otra, sea fá­cil po­der ha­cer­lo”, ase­gu­ró el vi­ce­pre­si­den­te de la fir­ma de café que lle­va su ape­lli­do y de Bo­de­gas Nor­ton.

Lue­go el que ha­bló fue Ju­lio Cri­ve­lli, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción, quien le pi­dió al Go­bierno na­cio­nal que se de­ci­da a avan­zar con el pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral y exi­gió “po­der des­pe­dir sin cau­sa a em­plea­dos en to­das las in­dus­trias y co­mer­cios”.

Desata­do y sin fil­tros, Cri­ve­lli fue más allá que su par ca­fe­te­ro: “To­dos nos da­mos cuen­ta que la re­for­ma la­bo­ral es ne­ce­sa­ria. En los años ‘20 y ‘30 la Ar­gen­ti­na te­nía es­tán­da­res de pro­tec­ción la­bo­ral muy ba­jos. Con el so­cia­lis­mo y el pe­ro­nis­mo evo­lu­cio­nan esos es­tán­da­res y lue­go si­guie­ron su­bien­do en des­me­dro del mé­ri­to y el ren­di­mien­to y la pro­duc­ti­vi­dad, y lle­ga­mos a un ex­tre­mo”, afir­mó el em­pre­sa­rio. Cri­ve­lli no tuvo re­pa­ro al­guno en ad­mi­tir que su ob­je­ti­vo es eli­mi­nar de­re­chos la­bo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res con­sa­gra­dos has­ta por la mis­ma Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal.

“Cla­ra­men­te de­trás de esta avan­za­da dis­cur­si­va, el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo es so­ca­var los ci­mien­tos del úni­co es­co­llo que go­bierno y em­pre­sa­rios tie­nen para avan­zar con este pro­ce­so de des­gua­ce de nues­tra le­gis­la­ción la­bo­ral: los gre­mios; por eso nos van a ti­rar con todo el ar­se­nal que tie­nen para pa­sar­nos por en­ci­ma”, dice Plai­ni. Y agre­ga: “es mo­men­to de unir­nos más allá de las di­fe­ren­cias para que no se lle­ven pues­tos se­ten­ta años de con­so­li­da­ción de un mo­de­lo sin­di­cal que nos trans­for­mó en la Ar­gen­ti­na po­de­ro­sa que al­gu­na vez fui­mos”.

Du­ran­te la cam­pa­ña los can­di­da­tos de­ben es­tar pre­pa­ra­dos para cual­quier con­tin­gen­cia. El es­ce­na­rio de ma­yor ex­po­si­ción que de­ben en­fren­tar para ins­ta­lar­se y pre­sen­tar sus pro­pues­tas son los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Y en ese te­rreno, los pe­rio­dis­tas te­ne­mos un rol muy im­por­tan­te a la hora de in­ter­me­diar en­tre el per­so­na­je y el pú­bli­co al que los po­lí­ti­cos in­ten­tan se­du­cir. Por eso no es con­ve­nien­te man­te­ner es­ca­ra­mu­zas con la pren­sa, a me­nos que exis­tan ra­zo­nes de peso para jus­ti­fi­car­las.

La se­ma­na pa­sa­da Al­ber­to Fer­nán­dez se tren­zó en al­gu­nos con­tra­pun­tos con co­le­gas que se ha­bían acer­ca­do a cu­brir ac­ti­vi­da­des de las que par­ti­ci­pa­ba el can­di­da­to pre­si­den­cial del Fren­te de To­dos. Y tam­bién se cru­zó al aire en la ra­dio con Jo­na­tan Via­le, que lo in­te­rro­gó so­bre esos en­fren­ta­mien­tos, in­co­mo­dán­do­lo al pun­to de ha­cer­lo per­der la cal­ma.

Los he­chos bre­ve­men­te re­la­ta­dos bien pu­die­ron ha­ber­se in­clui­do de ma­ne­ra anec­dó­ti­ca den­tro de cual­quier ar­tícu­lo en la ca­te­go­ría “re­cua­dro”. O bien ha­ber me­re­ci­do un co­men­ta­rio a la pa­sa­da en una co­lum­na po­lí­ti­ca de al­gún pro­gra­ma ra­dial o te­le­vi­si­vo.

Sin em­bar­go, ocu­pa­ron mu­chos mi­nu­tos en me­dios elec­tró­ni­cos y es­pa­cios am­plios en la grá­fi­ca, in­clui­da una pseu­do edi­to­rial del dia­rio de la Trom­pe­ta du­ran­te el fin de se­ma­na, don­de se plan­tea­ba la hi­pó­te­sis de un su­pues­to “cua­dro de­pre­si­vo” en el que Fer­nán­dez ha­bría que­da­do su­mi­do tras sus po­lé­mi­cas me­diá­ti­cas.

La ver­dad es que el “Tío Al­ber­to” (ape­la­ti­vo usa­do por el co­lum­nis­ta cla­ri­ne­teano para apo­dar­lo) es uno de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos que ma­yor co­no­ci­mien­to tie­ne del uni­ver­so pe­rio­dís­ti­co. Tra­ta con los me­dios des­de hace más de vein­te años y tie­ne por cos­tum­bre no ca­llar sus opi­nio­nes res­pec­to a la for­ma en la que ejer­ce­mos nues­tra la­bor.

De he­cho en mu­chas opor­tu­ni­da­des eli­ge ha­cer­lo de for­ma in­di­vi­dual y pri­va­da, me­dian­te men­sa­jes o lla­ma­dos a los te­lé­fo­nos per­so­na­les de los pe­rio­dis­tas, con la fi­na­li­dad de pe­dir ex­pli­ca­cio­nes so­bre con­cep­tos con los que no está de acuer­do. Es im­por­tan­te se­ña­lar que cada vez que lo hizo con quien es­cri­be es­tas lí­neas, ja­más fue en for­ma vio­len­ta, ni irres­pe­tuo­sa.

¿Por qué una per­so­na que se sien­te in­ter­pe­la­da por el tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co no tie­ne de­re­cho a pe­dir ex­pli­ca­cio­nes? ¿Qué nos exi­me a no­so­tros de ser ob­je­to de una in­ter­pe­la­ción pú­bli­ca o pri­va­da cuan­do alu­di­mos a al­guien que se sien­te ofen­di­do o mo­les­to por lo que afir­ma­mos? Siem­pre y cuan­do los desacuer­dos se pro­duz­can en el mar­co de una dis­cu­sión ci­vi­li­za­da, bien­ve­ni­dos sean.

Es mu­cho más va­lio­so y en­ri­que­ce­dor po­der in­ter­cam­biar opi­nio­nes con los re­fe­ren­tes de la po­lí­ti­ca, aún des­de el di­sen­so, que es­pe­rar a que al­guno de los múl­ti­ples ase­so­res que los ro­dea nos eli­ja para en­tre­vis­tar­los. Y esto rige para to­dos aque­llos que se ro­dean de “fil­tros” que los pro­te­jan de su pro­pia in­ca­pa­ci­dad para en­fren­tar a la pren­sa.

Algo que, por el mo­men­to, Al­ber­to Fer­nán­dez no tie­ne, sen­ci­lla­men­te por­que no los ne­ce­si­ta.

Mauro Federico

Puente Aéreo