El ta­lón de Aqui­les, por Silvia Risko

Aqui­les, se­gún la mi­to­lo­gía grie­ga, era el más fuer­te y rá­pi­do gue­rre­ro, go­za­ba de una be­lle­za ex­tra­or­di­na­ria, su ca­pa­ci­dad y for­ma­ción en el arte de la gue­rra y el com­ba­te, como tam­bién su va­len­tía y for­ta­le­za, lo lle­vó a con­ver­tir­se en el hé­roe de la Gue­rra de Tro­ya. Era con­si­de­ra­do in­ven­ci­ble.

Su cuer­po ha­bía sido su­mer­gi­do al na­cer por su ma­dre, Te­tis, su­je­tán­do­lo del ta­lón, en las aguas del río Es­ti­gia, que su­pues­ta­men­te te­nían el don de in­mor­ta­li­zar a quien se su­mer­gía en él. Como su ta­lón ja­más tocó las aguas del río, pasó a ser su par­te vul­ne­ra­ble. Po­dría ser in­ven­ci­ble pero no in­mor­tal, de he­cho, si­guien­do el re­la­to mi­to­ló­gi­co, Aqui­les es ase­si­na­do por una fle­cha en­ve­ne­na­da que le atra­ve­só el ta­lón iz­quier­do.

Sin en­trar en aná­li­sis es­ca­bro­sos ni re­bus­ca­dos, po­dría­mos in­ter­pre­tar a esta cua­si le­yen­da como el re­cor­da­to­rio de que to­das, to­dos y to­des –tan­to de ma­ne­ra in­di­vi­dual como co­lec­ti­va– te­ne­mos un pun­to vul­ne­ra­ble, y si no so­mos cons­cien­tes de ello, po­de­mos ser atra­ve­sa­dos por la fle­cha ve­ne­no­sa.

Nues­tra de­bi­li­dad o vul­ne­ra­bi­li­dad se pue­de con­ver­tir en el arma del que pre­ten­de os­ten­tar u os­ten­ta po­der so­bre no­so­tres y nos con­vier­te en un chas­qui­do de de­dos en sim­ples ma­rio­ne­tas de turno, ha­cién­do­nos creer que so­mos los ac­to­res prin­ci­pa­les.

Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de Po­der; por ejem­plo el eco­nó­mi­co, es­pi­ri­tual, et­cé­te­ra; pero sin du­das el más pe­li­gro­so y as­tu­to es el Po­der po­lí­ti­co. ¿Y por­qué? por­que es el que tie­ne la ca­pa­ci­dad para in­fluir en el com­por­ta­mien­to de otras per­so­nas y así lo­grar su ob­je­ti­vo. Esto, le­jos está de de­mo­ni­zar a la po­lí­ti­ca, muy por el con­tra­rio, es la he­rra­mien­ta más no­ble para trans­for­mar la reali­dad, por eso mis­mo hay que es­tar aten­tos para pro­te­ger­la.

En pos del po­der, y no sólo de con­quis­tar­lo sino de man­te­ner­lo e in­cre­men­tar­lo, se pro­vo­can gue­rras, se es­cla­vi­za, so­me­te y has­ta ma­sa­cran pue­blos; se eri­gen igle­sias, cul­tos y sec­tas que con­di­cio­nan el li­bre al­be­drío; se de­mo­ni­zan ra­zas y ex­clu­yen per­so­nas por co­lo­res; nos trans­for­man de ciu­da­da­nos a con­su­mi­do­res; se di­vi­de al mun­do en par­ce­las con inexis­ten­tes fron­te­ras na­tu­ra­les; se com­ba­te el pen­sa­mien­to pro­pio y la li­ber­tad de ex­pre­sión, en­tre otras tan­tas e in­nu­me­ra­bles es­tra­ta­ge­mas uti­li­za­das por el Po­der.

Pero, ¿cuál se­ría el ta­lón de Aqui­les que nos hace vul­ne­ra­bles? En lo per­so­nal y ba­sa­do en mi ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, me ani­mo a afir­mar que sin du­das nues­tra va­ni­dad es el arma más uti­li­za­da por el po­der y la que me­jo­res re­sul­ta­dos arro­ja. Los can­tos de si­re­na que en­sal­zan vir­tu­des –a ve­ces inexis­ten­tes o exa­ge­ra­das– acom­pa­ña­dos del tin­ti­neo que pro­du­cen las dan­zan­tes oda­lis­cas del Po­der so­bre el des­pre­ve­ni­do, pue­de ser le­tal. Si a esto su­ma­mos el mie­do –has­ta pa­to­ló­gi­co– a ser in­vi­si­bles ante la mi­ra­da del po­der da por re­sul­ta­do el más gran­de y vul­ne­ra­ble ta­lón de Aqui­les con con­se­cuen­cias so­cia­les inima­gi­na­bles, por­que el Po­der ge­ne­ral­men­te gana.

Gana por­que se trans­for­ma, mi­me­ti­za y ca­mu­fla. Si pen­sa­mos que tie­ne nom­bre y ape­lli­do co­me­te­ría­mos un error, los que lo ejer­cen son cir­cuns­tan­cia­les, fi­ni­tos. El Po­der es una en­te­le­quia que nos abra­za y ro­dea, a ve­ces con más fuer­za que otras, pero siem­pre bus­ca nues­tro ta­lón de Aqui­les por­que nos ne­ce­si­ta fun­cio­na­les.

La for­ma­ción, co­no­ci­mien­to, edu­ca­ción, em­pa­tía, com­pro­mi­so y con­cien­cia so­cial pue­den ser la ta­bla que nos per­mi­ta cru­zar el río Es­ti­gia, lle­gar y man­te­ner­nos en tie­rra fir­me a sal­vo, sa­bien­do que jun­tos po­de­mos ser in­ven­ci­bles pero si no es­ta­mos en aler­ta nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad nos pue­de en­ve­ne­nar.

Silvia Risko

Puente Aéreo