El po­der te­rri­to­rial, por Silvia Risko

El do­min­go 2 de Ju­nio en la pro­vin­cia de Mi­sio­nes se mar­có un nue­vo ré­cord en lo que res­pec­ta al apo­yo de la so­cie­dad a un mo­de­lo de cons­truc­ción y ges­tión po­lí­ti­ca.

Con un por­cen­ta­je his­tó­ri­co, más del 70 por cien­to de los vo­tos, se alzó con el triun­fo el Fren­te Re­no­va­dor de la Con­cor­dia So­cial, par­ti­do crea­do en 2003 por ini­cia­ti­va del en­ton­ces go­ber­na­dor y ac­tual con­duc­tor po­lí­ti­co, Car­los Ro­vi­ra, en con­tra del au­to­ri­ta­ris­mo y abu­so de po­der de los que ma­ne­ja­ban el PJ mi­sio­ne­ro y de la apa­tía de una ocio­sa UCR, y en apo­yo con­tun­den­te a la can­di­da­tu­ra de Nés­tor Kir­ch­ner. Mi­sio­nes, Ju­juy y For­mo­sa han sido los pri­me­ros y más fuer­tes apo­yos a la gran pa­tria­da na­cio­nal.

Fue­ron mo­men­tos di­fí­ci­les, lo pue­do con­tar en pri­me­ra per­so­na por­que for­mo par­te del ar­ma­do de esta fuer­za po­lí­ti­ca mi­sio­ne­ra des­de el mi­nu­to cero, pero to­dos los que vi­mos en esa con­vo­ca­to­ria la opor­tu­ni­dad de cons­truir un po­der para los mi­sio­ne­ros con de­ci­sio­nes que se to­ma­ran des­de Mi­sio­nes y así dar nues­tro me­jor apor­te a la Na­ción no la des­apro­ve­cha­mos.

Fue­ron ca­mi­nos es­pi­no­sos, don­de el ma­yor desa­fío fue de­jar de lado las ma­ñas y mez­quin­da­des apren­di­das para em­pe­zar con una ver­da­de­ra de­cons­truc­ción de prác­ti­cas po­lí­ti­cas que solo nos ha­bían de­bi­li­ta­do. Re­cons­truir el te­ji­do so­cial, eco­nó­mi­co, pro­duc­ti­vo y po­lí­ti­co con to­das y to­dos den­tro y, el res­pe­to por el pen­sa­mien­to di­fe­ren­te fue­ron y si­guen sien­do nues­tras prin­ci­pa­les con­sig­nas.

So­bre­vi­vi­mos a trai­cio­nes, aprie­tes, des­leal­ta­des de pro­pios y ex­tra­ños.  Des­de el po­der cen­tral na­cio­nal han tra­ta­do siem­pre de di­vi­dir­nos y por ende de­bi­li­tar­nos, pero lo que no pue­den com­pren­der es que la Re­no­va­ción no es una es­tra­te­gia triun­fa­lis­ta elec­to­ral, no, es la re­pre­sen­ta­ción ge­nui­na del mi­sio­ne­ris­mo.

Hoy te­ne­mos iden­ti­dad pro­pia en el Con­gre­so de la Na­ción y nues­tros triun­fos elec­to­ra­les no son pro­pie­dad de nin­gu­na es­truc­tu­ra na­cio­nal. Na­die pue­de va­na­glo­riar­se con nues­tros re­sul­ta­dos y tal vez por esto mis­mo los me­dios y di­ri­gen­cia na­cio­nal le han de­di­ca­do ti­bios es­pa­cios y es­ca­sos aná­li­sis al fe­nó­meno mi­sio­ne­ro.

¿Es ig­no­ran­cia o te­mor por lo que po­dría ve­nir­se en ma­te­ria de po­lí­ti­ca te­rri­to­rial? ¿Será Mi­sio­nes el es­pe­jo en el cual mu­chas pro­vin­cias quie­ran mi­rar­se? ¿Es­ta­re­mos ante el na­ci­mien­to de fuer­zas que obli­guen a una ver­da­de­ra prác­ti­ca fe­de­ral en un fu­tu­ro pró­xi­mo? Yo creo que sí.

Silvia Risko

Deja un comentario