dom. Sep 22nd, 2019

Des­pués de las fi­nan­zas, la gen­te

Le­bacs, Le­liqs, Bo­nos, Ries­go País, Fuga de Ca­pi­ta­les, De­va­lua­ción, Mer­ca­dos, Wall Street, JP Mor­gan, deu­da, de­fault se­lec­ti­vo y cepo fue­ron al­gu­nos de los te­mas que han pre­do­mi­na­do en la agen­da pú­bli­ca des­de inicios del 2016. 

Como sa­be­mos, cada uno de es­tos tér­mi­nos está vin­cu­la­do a lo fi­nan­cie­ro, y para gran par­te de la po­bla­ción todo esto es in­vi­si­ble. Sin em­bar­go, a la hora de en­ten­der aque­llos con­te­ni­dos no­ti­cio­sos que se pre­sen­ta­ban ante sus ojos, el grue­so de los ciu­da­da­nos de a pie, se de­di­có a aten­der y tra­tar de en­ten­der cómo afec­ta­rían el nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co a su vida co­ti­dia­na.

Mien­tras se ha­bla­ba de vol­ver al mun­do, las py­mes veían como las ven­tas se iban de­rrum­ban­do por no po­der com­pe­tir con los bie­nes que traía con­si­go la aper­tu­ra in­dis­cri­mi­na­da de im­por­ta­cio­nes.

Mien­tras se ha­bla­ba de Le­bacs, Le­liqs, y otros Bo­nos las mis­mas py­mes se preo­cu­pa­ban por­que las al­tí­si­mas ta­sas de in­te­rés ha­cían que ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to, des­con­tar sus che­ques y cum­plir con sus obli­ga­cio­nes se tor­na­se una ta­rea muy di­fi­cul­to­sa.

Mien­tras se ha­bla­ba de fuga de ca­pi­ta­les, el la­bu­ran­te ha­cía “ma­la­ba­res” para que su sa­la­rio no se fu­gue por com­ple­to an­tes de ter­mi­nar el mes, y el que no tra­ba­ja­ba veía como la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a un tra­ba­jo for­mal se vol­vía cada vez más re­mo­ta.

Mien­tras se ha­bla­ba de de­va­lua­ción, to­dos éra­mos es­pec­ta­do­res de cómo un nue­vo sec­tor de la po­bla­ción caía de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za au­men­tan­do una de las lla­ma­das “deu­das de la de­mo­cra­cia”. La deu­da que más due­le.

Y, por úl­ti­mo, lle­gan­do a lo que pa­re­cie­ra ser el fi­nal de este go­bierno, ve­mos cómo el mega en­deu­da­mien­to ha oca­sio­na­do, por un lado, que la sa­li­da de fon­dos del Es­ta­do como con­cep­to de “In­tere­ses de la deu­da” haya au­men­ta­do sos­te­ni­da­men­te en de­tri­men­to de la in­ver­sión so­cial en áreas cla­ves para el desa­rro­llo como la Sa­lud, Edu­ca­ción, Cien­cia y téc­ni­ca, en­tre otros; asi­mismo, ha con­di­cio­na­do por va­rios años las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que se po­drían im­ple­men­tar en pos del desa­rro­llo de nues­tra Na­ción.

A lo lar­go de este ar­tícu­lo, vien­do los nú­me­ros de la ad­mi­nis­tra­ción de cam­bie­mos pre­ten­de­mos de­ve­lar cuál es el es­ce­na­rio que deja Mau­ri­cio Ma­cri en “la eco­no­mía real”, ha­cien­do én­fa­sis en la evo­lu­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, y las va­ria­bles re­la­cio­na­das a la ca­li­dad de vida de la po­bla­ción.

Em­pe­za­re­mos con el aná­li­sis de la per­for­man­ce que tu­vie­ron las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, que cum­plen un rol fun­da­men­tal en la ge­ne­ra­ción de em­pleo, como así tam­bién el sec­tor asa­la­ria­do de nues­tro país.

Se­gún un es­tu­dio del CEPA (Cen­tro de Eco­no­mía Po­lí­ti­ca) en base a da­tos de la AFIP, el nú­me­ro de PY­MES (con­si­de­ra­das como aque­llas em­pre­sas con me­nos de 100 em­plea­dos), ha dis­mi­nui­do no­ta­ble­men­te a lo lar­go del go­bierno ma­cris­ta.

Se pasó de un pro­me­dio anual de 559.318 a 540.465, casi 20.000 py­mes me­nos.

Como men­cio­na­mos an­te­rior­men­te, esta baja se da como con­se­cuen­cia de va­rios fac­to­res, por un lado la aper­tu­ra in­dis­cri­mi­na­da de im­por­ta­cio­nes que pro­vo­ca que la py­mes ar­gen­ti­nas se en­cuen­tren en in­fe­rio­ri­dad de con­di­cio­nes fren­te a la com­pe­ten­cia ex­tran­je­ra.

Y otro, las as­tro­nó­mi­cas ta­sas de in­te­rés va­li­da­das por la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria que im­pli­ca­ron que el cos­to del fi­nan­cia­mien­to para la in­ver­sión, o bien de una re­es­truc­tu­ra­ción de pa­si­vos, se vuel­va un do­lor de ca­be­za im­por­tan­te para los em­pren­de­do­res, al mis­mo tiem­po que las ven­tas fi­nan­cia­das iban en caí­da.

En el grá­fi­co se pue­de ob­ser­var la evo­lu­ción de la tasa de in­te­rés de re­fe­ren­cia en con­tras­te con la evo­lu­ción del nú­me­ro de py­mes en mar­cha.

Si bien el nú­me­ro de py­mes ya ve­nía con ten­den­cia ne­ga­ti­va, la mis­ma se acen­túa des­de Ju­nio de 2018, don­de tras las es­ca­la­das del tipo de cam­bio el BCRA  se vio obli­ga­do  a va­li­dar ta­sas de re­fe­ren­cia ma­yo­res.

Otra de las cau­sas del em­peo­ra­mien­to del sec­tor pyme fue la bru­tal caí­da del po­der ad­qui­si­ti­vo pro­pi­cia­das por las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas del ofi­cia­lis­mo.

Sin du­das, las su­ce­si­vas de­va­lua­cio­nes y la con­se­cuen­te in­fla­ción cre­cien­te y des­con­tro­la­da, ero­sio­na­ron el po­der de com­pra del sa­la­rio lle­van­do a un des­plo­me en el con­su­mo pri­va­do.

To­dos es­tos fac­to­res que ex­pli­can la di­ná­mi­ca de em­peo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vida de los ar­gen­ti­nos en es­tos úl­ti­mos años tie­nen su prin­ci­pal pun­to de in­fle­xión en el se­gun­do tri­mes­tre de 2018, don­de el cóc­tel ex­plo­si­vo de po­lí­ti­cas des­coor­di­na­das, toma de deu­da y fac­to­res ex­ter­nos de­ja­ron en evi­den­cia que el mo­de­lo eco­nó­mi­co era in­sos­te­ni­ble.

Todo lo que he­mos desa­rro­lla­do en no­tas an­te­rio­res (El Mo­de­lo Eco­nó­mi­co de Mr. Ma­criEfec­to Bola de Nie­veUna fuga anun­cia­da) ge­ne­ró que la leve re­cu­pe­ra­ción que se ve­nía ge­ne­ran­do se trans­for­me en una re­ce­sión muy fuer­te, con caí­da de to­dos los in­di­ca­do­res so­cia­les.

Pero la ca­de­na de des­truc­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca no ter­mi­na allí. El me­nor con­su­mo lle­vó a una caí­da en el ni­vel de ac­ti­vi­dad, con su con­se­cuen­te im­pac­to en el des­em­pleo, que en con­jun­to con las de­va­lua­cio­nes que ocu­rrie­ron en­tre 2016 y la ac­tua­li­dad lle­vó la tasa de po­bre­za has­ta el 35%.

Sin em­bar­go, con todo esto, no que­da del todo cla­ro si el mo­de­lo eco­nó­mi­co desa­rro­lla­do en este úl­ti­mo pe­río­do de la ges­tión del ofi­cia­lis­mo bus­có de ma­ne­ra in­ten­cio­nal re­sul­ta­dos tan desas­tro­sos, o si sim­ple­men­te fue­ron una se­rie de me­di­das im­pro­vi­sa­das en la mar­cha, que de la mano de una cre­di­bi­li­dad y con­fian­za de­te­rio­ra­da, lle­va­ron a una gran par­te de la po­bla­ción a re­sig­nar ni­ve­les de bie­nes­tar que ha­bían al­can­za­do en pe­río­dos an­te­rio­res.

Como tan­tas ve­ces en nues­tra his­to­ria el hilo se vuel­ve a cor­tar por lo más fino. Y los sec­to­res más vul­ne­ra­bles si­guen sien­do los más pos­ter­ga­dos en un con­tex­to que im­pli­ca un gra­do de an­sie­dad e in­cer­ti­dum­bre cada vez ma­yor.

Por ello, cree­mos su­ma­men­te ne­ce­sa­rio, que de la mano de un acuer­do de la cla­se po­lí­ti­ca y di­ri­gen­cial, y de la so­cie­dad en su con­jun­to, se bus­que po­ner en vi­gen­cia un con­tra­to so­cial que ten­ga como ob­je­ti­vo re­cons­truir el te­ji­do pro­duc­ti­vo y so­cial para po­ner en mar­cha la eco­no­mía.

Pero so­bre todo, que los be­ne­fi­cios de esta reac­ti­va­ción al­can­cen e in­clu­yan a to­dos los sec­to­res. Para ma­te­ria­li­zar­lo, el pró­xi­mo go­bierno de­be­rá ga­nar­se la cre­di­bi­li­dad de los dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad, pero no a par­tir de “abrir­nos al mun­do” o mi­ran­do so­la­men­te a los mer­ca­dos, sino a tra­vés de un pro­gra­ma sos­te­ni­ble que a la vez sea  in­clu­si­vo.

El plan debe ser con una vis­ta pro­duc­ti­va y so­cial pero a su vez debe ge­ne­rar con­fian­za.

Ale­jan­dro Glin­ca y Fa­cun­do Cos­ta de Ar­gui­bel

Fun­da­ción Fron­te­ra Eco­nó­mi­ca / Puente Aéreo