Daniel Belher “El gobernador nos pide estar cerca de la gente”

Daniel Behler es abogado y se desempeña como Subsecretario de Coordinación y Relaciones Institucionales del Ministerio de Coordinación de Gabinete de la provincia, manifiestó que el trabajo que se realiza en esa cartera es complejo.

Desde allí procuran articular las acciones que dispone el gobernador Hugo Passalcqua y destacó que esa tarea está vinculada, mayormente, con situaciones de contingencia.

“Cada uno de los ministerios, sea de Salud, Educación de Derechos Humanos, de Gobierno, de Ecología, cada uno tiene su misión, no obstante hay actividades que necesariamente se articulan entre los distintos organismos, entonces ejecutamos políticas que responde a lo que dice el Gobernador y yo como subsecretario del ministro Pischik lo que hago es colaborar en esa tarea de articulación”, manifestó el funcionario, en diálogo con #Otravueltadetuerca, programa que se emite por La Radio Indispensable 89.9 de Oberá.

Behler comentó que como actores políticos, en el marco del panorama electoral, no están desvinculados de ese tema aunque estén dedicados a la gestión.

“El gobernador nos pide estar cerca de la gente, que es justamente monitorear”, dijo. La condiciones sociales y económicas que afectan al país, y por ende la provincia, “nos obligan a articular y estar muy atentos a aquellas cuestiones que afectan directamente a la gente, como ser la prestación de los servicios y el aumento de las tarifas, por supuesto que el gobernador a través de las múltiples medidas ha tratado de mitigar esa quita de subsidios y la quita de los servicios que ha sido impuestos por el gobierno nacional no por la provincia, al igual que los programas que benefician al ciudadano consumidor y al sector productivo que es generador de empleo también”, subrayó.

En relación con la problemática del agua en Posadas y Garupá , Behler indicó que buscan paliar la realidad de las familias con asistencia hasta que se logre una solución definitiva a la necesidad de consumo del agua. “La idea de afrontar la problemática, trabajando con los municipios en territorio”.

El funcionario remarcó que, en este sentido, una de las problemáticas que aflora es la imposibilidad de abastecimiento porque, si bien hay usuarios que están conectados regularmente y que pagan el servicio, hay otros que no lo están haciendo y se estima que hay entre 10 y 15 mil conexiones que no están registradas”. El acceso al líquido vital es un derecho, pero también hay una obligación de todos de soportar ciertos costos de mantenimiento de lo que es una sociedad organizada”, agregó.

Déficit de energía

En nuestra provincia los problemas estructurales, de inversión siempre están vinculados por eso “cuando hay problemas de inversión hay también con el cobro y el costo de la energía, tanto EMSA como una cooperativa para poder invertir necesitan cierta rentabilidad que no se venía viendo en los últimos años porque se apuntó mucho a una visión muy social de la tarifa- que no está mal- las cooperativas manifestaban que las tarifas el margen fijo de ganancia (que es un porcentaje) no les daba para invertir y hacer mantenimiento de línea y demás”.

Actualmente, “el problema de costos es importantísimo con falta de mantenimiento y sostenimiento de línea con el agravante de que Nación ha sacado todos los subsidios y la provincia está sosteniendo una tarifa “social” en virtud al retiro que se hizo de esos aportes”, insistió.

Las tierras de Mado

Por último, Behler hizo alusión a un conflicto de tierras que se registró en esta zona de la provincia e involucró a comunidades indígenas y propietarios dominiales de las tierras en cuestión.

“En virtud de la Ley N° 26.160 se hizo un relevamiento de la situación cuantitativa y cualitativa de la situación aborigen, en cuanto a habitantes y tierras, con más de 80 relevamientos de constatación en toda la provincia, eso generó conflicto en Mado porque las comunidades argumentan que sus antepasados residían en ese lugar, por una cuestión histórica, pero la provincia procuró solucionar a partir de la adquirió de parte de esas tierras a los titulares”.

Las comunidades son Ysyrí, Aguaí Poty”. El trabajo, en conjunto con el ministerio de Gabinete y de Ecología, “fue un proceso largo, el conflicto se había originado en el 2017, hubo distintas instancias de conciliación, de análisis y de ver cómo reconstruir el entramado social porque antes del relevamiento las comunidades tenían una buena relación con el hombre blanco, pero el relevamiento puso en el tapete el tema de la titularidad”, concluyó Behler.

Mirtha Rolón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *