mié. Oct 23rd, 2019

Con­duc­tas me­die­va­les que atra­san, por Silvia Risko

El mun­do glo­ba­li­za­do gira en torno a los acuer­dos, tra­ta­dos y con­ven­cio­nes. Sin ellos –y aún con ellos– se­ría más di­fi­cul­to­so sen­tar ba­ses y con­di­cio­nes para res­pe­tar e in­cre­men­tar el bie­nes­tar ge­ne­ral o por lo me­nos im­po­ner lí­mi­tes a con­duc­tas que po­drían ser per­ju­di­cia­les e ir en con­tra de de­re­chos con­quis­ta­dos.

En es­tos días, por ejem­plo, el sis­te­ma po­lí­ti­co y me­dios in­ter­na­cio­na­les ob­ser­van con mu­cha preo­cu­pa­ción el boi­cot de Do­nal Trump al acuer­do de 2015 con Irán. Pac­to cla­ve para la no pro­li­fe­ra­ción de ar­mas nu­clea­res y para la se­gu­ri­dad de Orien­te Me­dio y Eu­ro­pa y ga­ran­ti­zar la paz mun­dial, hoy sos­te­ni­da con al­fi­le­res.

Po­dría se­guir enu­me­ran­do la gran can­ti­dad de acuer­dos in­ter­na­cio­na­les que se ha­llan vi­gen­te y to­dos de suma im­por­tan­cia. Los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les en de­fen­sa de los DDHH son, en al­gu­nos ca­sos, con­se­cuen­cia de las atro­ci­da­des de la se­gun­da gue­rra mun­dial y, en otros, toma de con­cien­cia ante las in­jus­ti­cias, dis­cri­mi­na­cio­nes, vio­len­cia, ex­clu­sión, mal­tra­to, in­vi­si­bi­li­dad y aban­dono de par­te de los Es­ta­dos ha­cia gru­pos so­cia­les como ser, la mu­jer, los ni­ños, la co­mu­ni­dad LGT­BI, las per­so­nas de ter­ce­ra edad o con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­te, en­tre otros.

En nues­tro país se in­cor­po­ra­ron es­tas Con­ven­cio­nes a nues­tra Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal en 1994, o sea, tie­nen ran­go cons­ti­tu­cio­nal. In­frin­gir­las es aten­tar con­tra la ley su­pre­ma.

Trai­go esto a co­la­ción por­que es inen­ten­di­ble que en nues­tro país no se ejer­za el con­trol en or­ga­nis­mos como el ENACOM (en­car­ga­do de con­tro­lar los con­te­ni­dos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción) ante vio­la­cio­nes di­rec­tas a nues­tras le­yes.

En la pro­vin­cia de Mi­sio­nes, un ca­nal de te­le­vi­sión, Ca­nal 6, con li­cen­cia otor­ga­da por di­cho or­ga­nis­mo, emi­te un pro­gra­ma con­du­ci­do por el pas­tor Do­nald Franz, en el que se en­se­ña cómo gol­pear a los ni­ños con una vara sin de­jar mar­cas para evi­tar de­nun­cias por mal­tra­to in­fan­til. Cla­ra­men­te se está vio­lan­do des­de el inicio has­ta el fi­nal la Con­ven­ción de los De­re­chos del Niño, que vuel­vo a re­pe­tir, tie­ne ran­go cons­ti­tu­cio­nal.

La li­ber­tad de ex­pre­sión, de­re­cho tam­bién pro­te­gi­do por es­tas nor­mas, nada tie­ne que ver con esta si­tua­ción. La úni­ca li­ber­tad es la de ser im­pu­ne ante un Es­ta­do cóm­pli­ce por inac­ción.

Está cla­ro que, aun­que se siga uti­li­zan­do la in­ti­mi­da­ción y el aprie­te de par­te de los in­frac­to­res para evi­tar de­nun­cias, sólo la so­cie­dad or­ga­ni­za­da y so­ro­ra ejer­ce un ver­da­de­ro con­trol ante las vio­la­cio­nes de los de­re­chos con­quis­ta­dos.

Coin­ci­di­re­mos que la paz es un bien muy pre­cia­do para toda la hu­ma­ni­dad y que Trump no de­be­ría to­mar­la como un jue­go. Los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les no son para vul­ne­rar­los. De la mis­ma ma­ne­ra, las le­yes que pro­te­gen a los ni­ños de cas­ti­gos y abu­sos es­tán para ser cum­pli­das. Es nues­tro de­ber res­guar­dar­las y no de­jar­nos ame­dren­tar tan fá­cil­men­te.

Silvia Risko

Puente Aéreo