Ciberfeministas paraguayas alzan su voz en internet contra los paneles masculinos

La hegemonía de las voces masculinas en conferencias y seminarios llamó la atención de un grupo de ciberactivistas feministas paraguayas, que decidieron sumarse al movimiento global “All male panel” y denunciar en las redes el olvido en el que caen las expertas en estos eventos.

Cyborgfeministas, una iniciativa de la organización paraguaya Tedic, dedicada a la defensa de los derechos digitales, recurrió a la colaboración comunitaria para recabar fotografías de estos actos monopolizados por hombres y publicarlas en su web.

En ella muestran las caras de políticos de uno y otro signo, empresarios o economistas que comparten sus opiniones en debates a los que las mujeres no son invitadas.

Durante el año pasado, estas ciberfeministas habían subido unas 100 fotos, una cifra que en lo que va de 2019 ya ronda las 130, sin contar las que se quedan sin publicar porque no llegan a todo, dijeron a Efe Maricarmen Sequera, Belén Giménez y Selene Yang, las responsables del proyecto y, también, miembros de Tedic.

“A la semana recibimos dos o tres. Las van detectando y es muy interesante porque muchas veces no se ve. Tenés el panel delante y no lo pensás hasta que alguien te dice: Che, ¿te das cuenta de que todos son hombres?”, comentó Giménez

Sequera confiesa que se trata de un “proyecto muy lúdico” que divierte al equipo, pero que también “tiene un alto costo de popularidad”, ya que es la iniciativa que más interacción recibe en redes sociales, y no siempre positiva.

“Podemos hacer un montón de investigaciones sobre datos personales, sobre datos de salud… pero va a tener más impacto en el que salieron todos (los hombres) y dicen (los usuarios) ¿por qué?, las mujeres no saben… Es la mayor cantidad de violencia. Estamos ya acostumbradas”, apuntó.

Para Yang, “All male panel” va más allá de una foto que “visibiliza” una realidad, no exclusiva de Paraguay, y cree que también “tiene una repercusión”, puesto que invita a la denuncia y a “romper ese esquema de la participación dentro de los eventos”.

Las tres se mostraron críticas con los requisitos que se exige a las mujeres, “tres doctorado y un postdoctorado”, ironizó Yang, para intervenir en estos eventos, y expresaron el hartazgo que sienten cuando se les invita solo por cumplir.

Tampoco se contentan con explicaciones como la de que no existen expertas o que no se conocen y lamentan que el papel de la mujer quede relegado a presentadora o moderadora.

Sin embargo, se anotan pequeñas victorias con este proyecto, como algunas llamadas de empresas que al verse en esa galería de paneles masculinos prometieron “cuidar su imagen”.

Sequera también observa algunos cambios en la comunicación institucional, donde empiezan a aparecer mujeres, al menos en los gabinetes de prensa.

“Hubo ministerios que sí o sí estaban en nuestra galería. Ahora si bien el cargo más alto que es el ministro es hombre, el equipo de comunicación sale siempre con tres personas y siempre hay una mujer. Si bien no hablan, es una imagen distinta”, analizó.

Aunque “All male panel” es una de sus iniciativas con más visibilidad, desde 2016 trabajan por unir género y minorías con tecnología a través de Cyborgfeminista.

Su intención es que los grupo más discriminados “habiten los espacios digitales” y aprendan a identificar y “mitigar los riesgos que pueden vulnerar la presencia” en la red, como explicó Giménez.

Con su análisis del uso de internet, se han dado cuenta de que las paraguayas todavía son reacias a compartir “un posicionamiento político” en la red, y se limitan a publicar “relaciones sociales, como cumpleaños o casamientos”, dijo Sequera.

Una manifestación de que la tradicional “brecha educacional hacia las mujeres” se ha convertido en “una brecha digital”, que a juicio de Yang, se soluciona con la educación inclusiva, pero también apropiándose de estos espacios digitales.

De cara al 8 de marzo, estas ciberactivistas se han alineado con el lema “Nuestra trabajo vale” y han compartido con sus usuarios contenido “producido por mujeres y sobre mujeres” enfocado en la brecha digital de género, la brecha laboral y el techo de cristal en la tecnología.

Maricarmen Sequera (d) y Belén Giménez (i) hablan sobre su proyecto Cyborgfeminismo, con el que pretenden unir género, minoría y tecnología, en una entrevista con Efe el 6 de marzo de 2019,en Asunción (Paraguay).

Agencia EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *