dom. Jul 21st, 2019

Bolsonaro va por más: aseguró que “no hubo dictadura” sino “problemitas”

Después de haber convocado a las Fuerzas Armadas a celebrar el golpe, y a pesar de las críticas del Ministerio Público Fiscal, el presidente brasileño Jair Bolsonaro redobló la apuesta: volvió a negar el régimen militar que vivió su país y calificó las violaciones a los derechos humanos en la época como “problemitas”.

En San Pablo ya comenzaron las celebraciones por en conmemoración del comienzo del terrorismo de estado, alegando que recuerdan “la interrupción de la escalada hacia el totalitarismo” .

“Tenemos que conocer la verdad. Ningún régimen es una maravilla ¿Y dDónde se ha visto en el mundo que una dictadura le entregue el poder de forma pacífica a la oposición? Sólo en Brasil. Entonces, no hubo dictadura”, afirmó el líder ultraderechista y ex capitán de la reserva del Ejército, un nostálgico del golpe militar de 1964.

Además, el mandatario admitió que el régimen tuvo “algunos problemitas”, en una aparente referencia a las violaciones de los derechos humanos en esos años, pero sirvió como un obstáculo para que Brasil no vaya hacia el socialismo. “En las Fuerzas Armadas nunca tuvimos una política de Estado represiva de la forma que todo el tiempo intentan colocar en nuestra cuenta”, destacó el presidente.

Mientras tanto, siguiendo las indicaciones del presidente militares brasileños en Sao Paulo ya rindieron homenaje este jueves el golpe de Estado de 1964, con ocasión de su 55 aniversario, afirmando que las Fuerzas Armadas respondieron al “clamor” popular para frenar una “escalada hacia el totalitarismo”.

No se trata de “conmemorar, sino de rememorar”, afirmó este miércoles el jefe de estado, ante las polémicas que generó su iniciativa. “Rever lo que está equivocado, lo que está acertado y usar eso para el bien de Brasil en el futuro”, agregó, tras participar en un evento militar en Brasilia.

El Ministerio Público Federal orientó a los comandos militares de cada región a abstenerse “de promover o formar parte de cualquier manifestación pública, en ambiente militar o uniformado, en conmemoración u homenaje al período de excepción instalado a partir del golpe militar”, por considerar que viola la Constitución.

Pero aún así, alegando que se trata apenas de “registrar la fecha” con un “enfoque histórico”, el Comando Militar del Sudeste (Sao Paulo) leyó a sus tropas durante una ceremonia un texto que justifica el levantamiento castrense de 1964, como parte de un combate global contra el comunismo.

“El 31 de marzo de 1964 se inserta en el ambiente de Guerra Fría que se reflejaba en el mundo y penetraba en nuestro país. Las familias en Brasil estaban alarmadas y se pusieron en marcha. Frente a un escenario de grandes convulsiones, fue interrumpida la escalada hacia el totalitarismo”, afirma el mensaje leído ante las tropas, firmado por el ministro de Defensa, Fernando Azevedo e Silva, y la cúpula de las Fuerzas Armadas.

“Las Fuerzas Armadas, atendiendo al clamor de la amplia mayoría de la población y de la prensa brasileña, asumieron el papel de estabilización de aquel proceso”, concluye

El texto no utiliza en ningún momento las palabras “golpe” o “dictadura”, ni menciona el cierre del Parlamento, la suspensión de derechos y libertades individuales impuesta por el régimen en 1968 o la detención arbitraria y tortura de opositores, documentadas por la Comisión Nacional de la Verdad (CNV).

De acuerdo con un informe de la CNV publicado en 2014 -la versión oficial del Estado brasileño sobre el período- los “años de plomo” dejaron al menos 434 muertos y desaparecidos.

A diferencia de sus vecinos, Brasil no colocó en el banquillo a los agentes del Estado acusados de cometer crímenes durante la dictadura, debido a una ley de Amnistía de 1979 -ratificada en 2010 por la corte suprema- que impide juzgar a los responsables de abusos.

Latinoamérica Piensa

Deja un comentario